Errores comunes al traducir tu currículum y cómo solventarlos

Es una realidad que la mayoría de currículum se traducen a un idioma: el inglés. Si es tu caso, es importante que sepas que no basta simplemente con hacer una traducción literal de tu currículum en español, tendrás también que adaptarlo al formato y a las normativas de cada país.

Para ayudarte con esta tarea, hemos creado este post donde encontrarás una lista con los errores más frecuentes al traducir un currículum al inglés. Presta mucha atención a los siguientes apartados si tienes la intención de buscar empleo en Reino Unido, EEUU o si simplemente quieres traducir tu currículum en inglés para que llegue a más gente.

errores al traducir un currículum vitae

Las errores más frecuentes al traducir el CV

Es muy importante que antes de traducir tu currículum, tengas en cuenta en que suelen fallar la mayoría de los candidatos. Si conoces estos errores típicos, te resultará más fácil crear un currículum efectivo que te abra las puertas de esa oportunidad internacional que tanto deseas.


Traducción literal
Esto sucede, especialmente, cuando se utiliza un traductor en línea y es uno de los errores más típico sino el que más. Hay expresiones propias de cada país que no tienen el mismo sentido al cambiarlas a otro idioma. Tenlo muy presente y sino te aclaras, consulta con un traductor profesional o con alguien que conozca muy bien el idioma.

Nombres y equivalencia de las titulaciones
Haz todo lo que puedas por conocer la traducción correcta de tus estudios y formaciones académicas. Ten claro que si no pones la equivalencia acertada, es más que probable que los reclutadores no entiendan a qué te refieres.

Estructura y formato
Otro de los errores frecuentes a la hora de traducir un currículum al inglés es no adaptarlo a la estructura y características de cada país. Profundizaremos más en este punto en el siguiente apartado, donde tendrás a tu disposición las principales diferencias entre el CV británico y el Resume estadounidense.

Conocimiento del idioma
Algo muy a tener en cuenta a la hora de hacer y presentar un currículum en el extranjero es no exagerar ni mentir sobre las habilidades y el manejo del idioma. Da igual que sea la lengua del país (inglés) o otras (francés, alemán, italiano), sé siempre sincero respecto a tus conocimientos con los idiomas.

Normativas de cada país
Cuando hagas tu currículum en idioma, no caigas en el error de no conocer las reglas del país en el que quieres buscar trabajo. Es decir, dependiendo del lugar hay aspectos ( fotografia, nacionalidad, edad, estado civil etc.) que no se deben incluir en el CV.

Currículum genérico
Por último, otro de los fallos más comunes es el de traducir un único currículum y presentarlo a todas las ofertas de trabajo. Adapta siempre tu documento a cada empleo y trata de ser lo más concreto posible cuando describas tu perfil profesional, habilidades, etc.

Diferencia entre CV británico y Resume estadounidense

A continuación, vamos a explicarte la diferencia entre los dos currículum más comunes en inglés: el CV para Reino Unido y el Resume para EEUU.

Currículum británico

El formato del CV para Reino Unido es muy parecido al del currículum de España. Este documento se estructura en forma de tabla y se divide en diferentes secciones. La extensión máxima del currículum británico suele ser de dos hojas en formato A4.

Las secciones del CV británico son las siguientes:

  • Información personal: nombre, apellidos, email, localización, perfil en redes sociales (LinkedIn)…
  • Formación académica: aquí es donde se indican las instituciones en las que sea han realizado los estudios, así como el centro formativo y las fechas de inicio y finalización de los estudios.
  • Experiencia laboral: suele seguir un orden cronológico inverso, es decir, se cuenta cada experiencia profesional de la más reciente a la más antigua. Después de poner el título, empresa, fecha de inicio y finalización, se hace una breve descripción por guiones del trabajo que se desarrollaba, así como de los objetivos cumplidos y los logros conseguidos.
  • Idiomas: es muy importante poner los conocimientos lingüísticos en el currículum británico. No se trata de poner simplemente el idioma, sino que se tiene que especificar el grado de conocimiento del mismo.
  • Referencias: es una parte fundamental del CV ya que los reclutadores de Reino Unido suelen contactar con jefes, responsables o compañeros de trabajos anteriores para cerciorarse del buen perfil de los candidatos.
  • Habilidades y aptitudes: deben constar en el documento si o si. No se debe exagerar en este apartado.
  • Aficiones: aunque pueda parecer poco relevante e innecesario, lo cierto es que en Reino Unido se da mucho valor a las actividades extracurriculares, por lo que no pueden faltar en el currículum.

Resume estadounidense

Para empezar, podemos comprobar que el currículum de EEUU se llama de una forma distinta. No obstante, el resume tiene la misma finalidad que la de cualquier CV: conseguir un puesto de trabajo. A pesar de ello, el resume estadounidense cuenta con una serie de características propias:

Algo fundamental a la hora de hacer un Resume estadounidense es indicar al principio del documento cuál es el objetivo profesional del candidato, así como que quiere aprender y que puede aportar al puesto/compañía.

Este documento requiere también de una descripción de la evolución y el desarrollo personal del candidato. En pocas palabras: el solicitante cuenta sus experiencias y que ha aprendido de ellas.

El formato del Resume es menos estructurado que el del CV británico. Es decir, utiliza menos la diferencia por secciones y no tiene problema en mezclar campos distintos si es necesario. En este sentido, es un formato más libre.

El Resume incluye y desarrolla los siguientes apartados:

  • Perfil profesional o profile: breve resumen con los objetivos profesionales y descripción personal.
  • Historial académico o education: destacar los estudios más relevantes con la oferta de empleo.
  • Experiencia laboral o work experience: del trabajo más reciente al más antiguo, resumiendo de forma breve pero concisa las funciones desarrolladas.
  • Habilidades o skills: aquellos conocimientos adquiridos que tienen que ver con el trabajo, además de algunas habilidades blandas o soft skills que también estén enfocadas al puesto ofertado.

A tener en cuenta: ninguno de estos formatos incluye fotografía en el currículum del candidato, algo que difiere por completo del currículum para España, donde es prácticamente un requisito obligatorio. No olvides conocer las normativas de cada país para no cometer errores en la elaboración de tu CV.