Crear curriculums online

La estructura del Europass

Qué debes incluir y cómo se organiza el curriculum europeo

El currículum vitae es junto al Pasaporte de Lenguas una de las dos partes que podemos editar del Europass. El currículum es la piedra angular sobre la que pivota el Europass, probablemente la única forma que tienes de presentarte ante tus potenciales empleadores así que tendrás que prestar especial atención a este aspecto si quieres que tu candidatura tenga éxito.

Una de las ventajas de utilizar el modelo de cv Europass es que se trata de una estructura fija, que no podemos editar según nos convenga, así que solo tendremos que rellenar la plantilla de currículum europeo con nuestros datos. Aunque de esta manera se faciltia la escritura de tu cv, no dejes de consultar nuestra guía sobre cómo hacer un currículum con consejos y ayuda sea cual sea el formato que elijas.

 

¿Qué secciones deben incluirse en un Europass?

Podemos dividir el currículum europeo en cuatro grandes bloques: los datos personales, la experiencia laboral del candidato, su formación académica y sus capacidades y aptitudes. Igual que pasa con otros modelos de currículum, dentro de cada bloque del Europass tenemos pequeños apartados que iremos rellenando hasta completar nuestro currículum.

Documentos como la carta de presentación, el Pasaporte de Lenguas o el suplemento al título académico completan tu currículum, y se pueden adjuntar, pero lo esencial es conocer la estructura del Europass.

Datos personales

Nuestro currículum Europass empieza con los datos personales, uno de los aspectos en los que más atención debemos indicar, en especial cuando damos nuestros datos de contacto.

Ten en cuenta que si tus datos de contacto son incorrectos desde la empresa no podrán ponerse en contacto contigo. En este apartado no pueden faltar:

  • Apellidos y nombre completo del candidato,
  • Dirección postal
  • Correo electrónico y número de teléfono,
  • Nacionalidad
  • Empleo al que aspira o, en su defecto, campo profesional.
  • También podemos añadir nuestra web personal y el nombre de usuario en servicios de mensajería instantánea.


A la hora de indicar tu dirección postal debe ser tu dirección actual, en la que sea fácil localizarte. En caso de tener más de un domicilio podemos indicar en cuál estaremos en cada uno para facilitar las cosas. La dirección debe aparecer según el orden y costumbres vigentes en el país de origen, indicando siempre el país (en el caso español, sería “tipo de vía, nombre de la vía, número-puerta, código postal, municipio, provincia”, añadiendo siempre “España” al final de la dirección).

Un aspecto que debes tener en cuenta es que los reclutadores no tienen por qué saberse los prefijos de todos los países del mundo. Así, al indicar tu número de teléfono debes incluir el código del país para llamadas internacionales (+34 en España). Es preferible dar prioridad al móvil que al fijo, aunque se pueden indicar los dos. También puedes ofrecer un número de teléfono del país de destino -si lo tienes y vas a responder-. En caso de añadir tu fax, también hay que poner el prefijo.

No podemos pasar por alto la cuestión de la fotografía en el Europass. No es obligatorio añadir una foto al Europass, aunque el empleador te lo puede exigir. Si es así, o deseas añadirla por voluntad propia, recuerda utilizar siempre fotografías en formato .JPG, ya que es el único formato que reconoce el sistema. Otro asunto polémico es la fecha de nacimiento o el sexo, datos que en algunos países pueden considerarse discriminatorios. Puedes consultar si suelen añadirse en el país de destino y tomar la decisión de incluirlos o no.

Experiencia laboral

Tras los datos personales, llega el momento de hablar de nuestra experiencia laboral y profesional en lo que será la segunda parte del currículum Europass. Nuestro objetivo en esta segunda parte es describir por separado todos nuestros empleos relevantes para el puesto, empezando siempre desde el más reciente y retrocediendo en el tiempo hasta llegar al inicio de nuestra trayectoria profesional. Si tienes algún tipo de experiencia laboral sin relación con el empleo al que optas no hace falta incluirla en este capítulo.

La experiencia profesional siempre se expresará de la misma manera. En el lado izquierdo de las plantillas para el currículum Europass tenemos el hueco para la fecha, y en el derecho indicamos la información relevante.

Por este orden, indicaremos la profesión o cargo desempeñado, el nombre del empleador y su dirección -podemos incluir web o teléfono para facilitar las referencias- y las funciones y responsabilidades principales en ese puesto de trabajo. También puedes añadir el sector de la actividad.

Cada experiencia profesional debe describirse por separado. Presta mucha atención a la descripción de las actividades desempeñadas en ese puesto de trabajo, ya que es una de las formas que tenemos de presentar nuestras habilidades y capacidades frente a los reclutadores.

En caso de tener poca experiencia profesional, por ejemplo si acabas de finalizar tus estudios, siempre puedes poner esta sección después de la formación. Es uno de los escasos cambios que podemos hacer en la férrea estructura del Europass.

Dentro de la experiencia profesional podemos incluir las becas, prácticas -remuneradas o sin remunerar- y voluntariados como campos de trabajo, colaboraciones con ONG, etc., en especial si prácticamente no tenemos experiencia profesional en nuestro sector o si la mayoría de nuestras experiencias profesionales son de este tipo. También puedes añadir las experiencias laborales que te puedan beneficias aunque no estén directamente relacionadas con el empleo al que optas, como las estancias laborales en el extranjero, empleos cara al público, etc.

Formación en el Europass

Otro de los bloques temáticos especialmente importante dentro del Europass es el de la formación, en especial cuando no tenemos experiencia laboral o esta es escasa. El formato que seguiremos para indicar nuestra formación es similar al que hemos visto para la experiencia profesional. De nuevo, empezaremos por la formación más reciente para retroceder en el tiempo hasta el principio, aunque obviaremos formaciones como la Primaria que no aportan nada a nuestro currículum.

Así, en el margen izquierdo de esta sección del currículum indicaremos las fechas de los estudios, con el formato “desde – a”, y a la derecha hablaremos de las experiencias formativas. Hay que indicar la cualificación o título obtenido, el nombre de la institución que lo emite -incluida la localidad o el país donde se han cursado los estudios- y las principales materias cursadas y/o competencias adquiridas, de forma que el reclutador que lea el currículum se haga una idea más precisa de la formación del candidato.

Empezando por la formación más reciente ponemos de manifiesto la formación especializada por delante de una formación más general, puesto que la especialización es lo que buscan la mayoría de las empresas. Al hablar de los títulos, utiliza la nomenclatura completa del título, nunca utilices abreviaturas ya que pueden inducir al error o dificultar la comprensión por parte del receptor del currículum. Ten en cuenta que las abreviaturas no siempre coinciden en la treintena de países donde se utiliza el currículum Europass.

Otros apartados que incluye el Europass

Currículum europeo: capacidades y aptitudes

Seguramente el apartado dedicado a las capacidades y aptitudes sea uno de los que más margen nos ofrecen en el currículum Europass. Aunque cuando hemos hablado de la experiencia profesional y de nuestra formación académica ya las hemos dejado entrever, estamos ante el bloque donde el candidato debe poner de manifiesto esas habilidades que lo convierten en la persona ideal para ocupar el puesto de trabajo para el que presenta ese currículum. Es un espacio para hablar de un montón de cosas, y está dividido en diferentes secciones, aunque podremos suprimir alguna según nuestras necesidades.

Recuerda que hablamos de un currículum europeo para un entorno internacional, así que no es de extrañar que las primeras competencias que aparecen en la plantilla del Europass sean los idiomas. Indicamos la lengua materna y luego vamos a otros idiomas, donde hay que indicar los niveles de comprensión auditiva y lectora, interacción y expresión oral y expresión escrita de acuerdo con el MCER (del A1 al C2). Esta sección se complementa con el Pasaporte de Lenguas, pero aquí podemos añadir los títulos y certificados lingüísticos que tenemos.

En el apartado de competencias comunicativas nunca está de más indicar en qué contexto se han adquirido, ya sea profesional o de otro tipo. Lo mismo pasa con las competencias de organización/gestión. Recuerda que deben ser siempre competencias que tengan algún tipo de relación con el empleo al que te presentas, aunque hay una sección de competencias relacionadas con el empleo donde podemos destacar esas competencias profesionales que no han aparecido en el resto de secciones. Una vez más, explicaremos dónde hemos adquirido esas competencias.

Otra de las secciones que aparece en los modelos Europass es la de competencias digitales, donde hay un cuadro de autoevaluación sobre el tratamiento de la información, comunicación, creación de contenido, seguridad o resolución de problemas y el candidato debe indicar su nivel. Como pasaba con los idiomas, después del cuadro de autoevaluación aparece un espacio donde el candidato puede indicar los títulos y certificados TIC, además de otras competencias relacionadas con los contenidos digitales u ofimáticos que considere de interés para el puesto de trabajo.

El bloque de competencias personales acaba con las denominadas otras competencias, un cajón de sastre donde tienen cabida las competencias del candidato que todavía no han aparecido a lo largo del Europass, y el permiso de conducir, donde se indica el tipo de carnet que tiene. En resumen, en este cuarto bloque temático tenemos la oportunidad de destacar esas habilidades y aptitudes que mejor describen nuestra capacidad de trabajo y organización, explicando siempre el origen de esas capacidades.

Finalmente nos encontramos con el bloque de información adicional, en el que podemos indicar cualquier mérito que nos ayude a acercarnos a ese puesto de trabajo: publicaciones, presentaciones, proyectos, conferencias en las que hemos participado, seminarios, premios y distinciones que hemos recibido por nuestro trabajo o estudios, pertenencia a grupos o asociaciones, referencias, citas, cursos, certificaciones…

Todos estos méritos aparecen en las plantillas del curriculum Europass, aunque una vez más puedes suprimir todos los que no sean necesarios para el tuyo. De hecho, en muchas ocasiones este modelo de curriculum puede resultar demasiado denso y complicado de rellenar. Pero recuerda, puedes desactivar los apartados que no quieras incluir.

Por último, podemos incluir los anexos siempre que adjuntemos documentación adicional a nuestro currículum. Estos anexos pueden ser de todo tipo, desde otros documentos del Europass como el Pasaporte de Lenguas o el Documento de Movilidad hasta una carta de presentación, pasando por las referencias que puedas tener, copias de diplomas, cualificaciones o certificados, publicaciones de trabajos de investigación, etc. Cualquier documento adjunto al currículum debería aparecer en este último epígrafe del currículum Europass. No olvides numerar todos los anexos que incluyas.

Hobbies en el Europass

Finalmente tenemos que hablar de los hobbies, de las aficiones. Cuando hablamos de formatos de currículum, estructura y contenidos del cv es uno de los debates que nunca falta, y no está exento de polémica. Por norma general, no haremos referencia a las aficiones en el currículum Europass ya que es una información nada relevante para los reclutadores. Es más, en el caso de aficiones como los deportes extremos puede darse el caso de que sean entendidas como un riesgo que viene implícito con el candidato, de forma que el reclutador acabe descartando tu currículum.

Sin embargo, todo en esta vida tiene excepciones y si tus aficiones están relacionadas con el puesto del trabajo para el que vas a entregar el currículum Europass o si te aportan una serie de habilidades y competencias que mejoren tu candidatura a ese empleo podría admitirse que incluyas una breve referencia a esas aficiones.

Eso sí, el currículum Europass no tiene un espacio específico para ello así que tendrás que incluir tus aficiones en secciones como la información adicional, que por sus características y contenidos es la que mejor cubre esa necesidad.

Como ves, la estructura del currículum Europass es muy férrea, y prácticamente no admite cambios ni ninguna modificación ya que de lo contrario podrían rechazar nuestra candidatura por ese detalle. El único gran cambio admisible es poner la formación por delante de la experiencia.

Por esto motivo, si buscas un curriculum profesional que te ayude a diferenciarte de los demás candidatos y causar una gran primera impresión, puede que este tipo de cv no sea el más adecuado para ti. Compara tu Europass con un currículum creado con el editor de cv de Onlinecv y elige siempre en el que la formación se lea más claramente.