Crear curriculums online

El Pasaporte de Lenguas

Acredita de forma sencilla tu nivel de conocimiento de lenguas extranjeras

Los idiomas son un requisito cada vez más demandado a la hora de optar a cualquier empleo, pero son todavía más importantes cuando hablamos de trabajar en el extranjero. Ya no basta con dominar tu lengua materna y tener un nivel aceptable de inglés, es fácil que nos exijan un nivel alto de la lengua de Shakespeare y un tercer idioma adicional. La mayoría de modelos de currículums incluyen un apartado para incluir los idiomas que hablas, pero no siempre es sencillo acreditar el nivel.

Tener una colección de títulos de idiomas es un plus, aunque si vas a presentar tu currículum en formato Europass uno de los documentos que no pueden faltar es el Pasaporte de Lenguas europeas.

 

Qué es el Pasaporte de Lenguas Europass

Podríamos decir que el Pasaporte de Lenguas europeas es un documento con el que cualquiera puede presentar y registrar sus destrezas y cualificaciones lingüísticas de manera comprensible y comparable internacionalmente. Se trata de una plantilla estándar basada en el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER), y que los usuarios pueden rellenar a partir de una autoevaluación, indicando su nivel en las diferentes destrezas orales y escritas de cada idioma. Eso sí, no tiene el carácter oficial de los títulos -que tienen su espacio en el Pasaporte-.

A la hora de hacer un currículum, lo habitual es que en el apartado dedicado a los idiomas se indique la lengua hablada y un nivel alto, medio o bajo, definiciones muy abstractas. Por suerte, se tiende a cambiar estos tres adjetivos por los niveles del MCER (de menor a mayor A1, A2, B1, B2, C1 y C2), una información que suele ir acompañada -o debería estar acompañada- de los títulos y certificados oficiales, documentos que normalmente se ajustan al MCER aunque encontremos excepciones como los títulos americanos.

Con el Pasaporte de Lenguas Europass, también conocida como Tabla de Idiomas Europass,  el candidato puede presentar sus conocimientos de un idioma y calificaciones de forma mucho más clara y detallada. A su autoevaluación del idioma se suman los títulos y certificados que tiene y cuenta con un espacio para detallar sus experiencias con la lengua y la cultura correspondiente. Además, el Pasaporte de Lenguas no requiere ningún tipo de validación aunque siempre es recomendable ceñirse a la realidad al rellenarlo.

En la propia web de Europass podemos descargar la plantilla para hacer nuestro propio Pasaporte de Lenguas, y vemos que tiene dos partes. La primera está dedicada a la autoevaluación, y en la segunda parte aparece la tabla de idiomas europass, con las cinco habilidades que se evalúan y lo que se espera del usuario en cada uno de los seis niveles del MCER. La tabla de idiomas Europass analiza la comprensión auditiva, comprensión lectora, interacción oral, expresión oral y escritura del candidato.

Más allá de la autoevaluación de cada idioma, que a veces puede no ajustarse exactamente a lo que indica la realidad, en el Pasaporte de Lenguas Europass también podemos indicar los certificados o títulos de idiomas que tenemos en nuestro haber, los cursos de idiomas que hemos hecho o incluso nuestros contactos relacionados con otras lenguas y culturas. Información necesaria a la hora de que los reclutadores evalúen si el candidato tiene el nivel lingüístico suficiente para optar al puesto de trabajo que ofrecen.

Entre las principales ventajas del Pasaporte Europeo de las Lenguas destaca que se trata de un documento gratuito que podemos encontrar en 27 idiomas, todos ellos oficiales en la Unión Europea. Destaca que se pueden valorar todas las habilidades lingüísticas, independientemente de si se han adquirido dentro del sistema educativo formal (escuelas de idiomas, exámenes oficiales, academias, etc.) o al margen del sistema educativo. En un cv convencional, el hecho de vivir en un hogar multilingüe pasa desapercibido, algo que no pasa con este Pasaporte.

En este sentido, hay que hablar de un reconocimiento mayor del nivel de idiomas en comparación con el que encontramos en otros documentos o formas de presentar el currículum. Por ejemplo, es posible que un candidato sea capaz de leer en un idioma y comprender sin problema toda la información, pero que sea incapaz de hablar ese idioma fluidamente. Por suerte, el Pasaporte de las Lenguas Europass permite reflejar los conocimientos parciales de un idioma, otro punto a favor de su uso.

Otro de los puntos a favor del Pasaporte Europeo de las Lenguas es que es muy fácil de rellenar a partir de los objetivos del MCER, un documento de referencia a nivel europeo que permite equiparar el mismo nivel en diferentes países, por lo que teóricamente un nivel de idioma debería ser el mismo en España, en Holanda o en Eslovenia. Podemos exportar el Pasaporte de Lenguas a nuestro currículum Europass con un solo click, rellenando así el apartado de competencias lingüísticas; y puedes completar y actualizar tu Pasaporte cuando quieras.

Independientemente de si utilizas el formato Europass en tu currículum o utilizas otro tipo de formato, nunca está de más adjuntar el Pasaporte de Lenguas como anexo a nuestro currículum cuando nos postulamos a una oferta de empleo en un país europeo. Es posible que en receptor del currículum no esté familiarizado con nuestra forma de expresar los niveles de idioma, problema que el Pasaporte de Lenguas soluciona ya que como hemos visto se trata de un documento estándar válido en una treintena de países de todo el continente.

¿Cómo hacer el Pasaporte de Lenguas?

Hablar de autoevaluación puede asustar a más de uno, ya que no es algo a lo que estemos muy acostumbrados, pero hacer el Pasaporte de las Lenguas Europass es mucho más fácil de lo que parece. Igual que pasaba con el currículum Europass tenemos dos opciones, hacer y guardar el Pasaporte de las Lenguas online o descargar la plantilla y completarla con nuestros datos. En los dos casos puedes acceder a tu Pasaporte de Lenguas cuando sea necesario para actualizarlo, pero está claro que online podrás acceder cuando y desde donde quieras y con la plantilla no.

Como hemos visto, el Pasaporte de las Lenguas Europass se divide en dos grandes apartados, que podrían ser tres si separamos la relación de títulos y certificados de la autoevaluación. Así, en la primera página de la plantilla del Pasaporte de Lenguas nos encontramos con la autoevaluación   del nivel de idiomas para cada lengua, que viene acompañada de la lista de títulos. Es la única parte del Pasaporte que puedes editar, ya que en la segunda página tenemos la tabla de autoevaluación para cada nivel y competencia.

Una vez hemos descargado la plantilla del Pasaporte de Lenguas o hemos accedido a la página web lo primero que haremos será escribir nuestro nombre y apellidos en la celda reservada para nuestros datos personales. A continuación nos encontramos con dos columnas. En la de la izquierda tenemos que indicar nuestra lengua materna -o lenguas maternas, en caso de tener más de una-, mientras que la columna de la derecha es para el resto de idiomas que hablamos o conocemos más allá de esa lengua materna.

Resuelta esta información inicial, nos enfrentamos al trámite más complicado de todos, rellenar la autoevaluación de las diferentes competencias de cada idioma que hablamos sin incluir el materno. Para ello recurrimos a la segunda hoja del Pasaporte de Lenguas, en la que encontramos la tabla de idiomas Europass con cada una de las competencias básicas y la descripción para cada nivel según el MCER. Es indispensable leer y comprender bien los requisitos de cada nivel para decidir si cumplimos con las exigencias del MCER, si se nos queda corto o si hay que buscar un nivel inferior.

El hecho de tener un título nos ayuda a completar la evaluación. En caso de duda también podemos recurrir a otras herramientas como los test de Dialang, que en unos minutos nos permiten conocer nuestro nivel de comprensión escrita y oral o de expresión escrita de 14 idiomas europeos y nos ofrece un resultado ajustado a los niveles establecidos por el MCER que luego podemos trasladar al Pasaporte de Lenguas. En la red encontrarás otros muchos recursos que te permitirán resolver las dudas que puedas tener.

Pero como hemos dicho anteriormente, la autoevaluación del Pasaporte de Lenguas no es precisa al 100%, así que también tenemos un espacio para los títulos de certificación. Así, justo debajo de la tabla de autoevaluación de capacidad lingüística tenemos otra tabla para títulos o certificados que se divide en cuatro columnas: título, organismo expedidor, fecha de expedición y nivel. Ten en cuenta que los niveles no siempre se ajustan al MCER, y en algunos casos podrás añadir la puntuación del examen.

Después de esta tabla tenemos otra dedicada a la experiencia lingüística e intercultural con solo dos celdas, descripción y duración. Como vemos en las instrucciones, en el apartado de descripción podemos indicar si hemos utilizado el idioma en nuestros estudios, en el trabajo, en estancias o largos viajes al extranjero, etc. Así, podemos reflejar experiencias como las estancias en el extranjero para aprender idiomas o los intercambios lingüísticos. En el apartado duración hay que indicar la fecha de inicio y la de final (desde -a).

A la hora de rellenar el Pasaporte de Lenguas hay que respetar la estructura de la plantilla, sin modificar ni suprimir el texto ni los diferentes campos que aparecen en él. Podemos copiar y pegar la tabla de los idiomas con la autoevaluación, títulos o certificados y experiencias tantas veces como sea necesario para que todos los idiomas que hablamos se vean reflejados en este documento. No olvides indicar el idioma antes de cada autoevaluación.

Hay que ser claros y concisos para que el lector pueda hacerse una idea de nuestras capacidades en unos segundos de lectura. Por eso se recomienda el uso de frases cortas y dar solo información relevante para el empleo al que se opta, evitando datos repetitivos. Por ejemplo, si de un mismo idioma tenemos el certificado del B1 y más tarde nos sacamos el B2 será suficiente con incluir el B2 en el Pasaporte de Lenguas ya que se da por hecho que el candidato tiene las competencias de un nivel B1.

Finalmente, presta atención al formato: no modifiques el tipo de letra ni el tamaño, y evita acciones como subrayar, utilizar negritas o el uso de mayúsculas. Una vez acabado el Pasaporte de Lenguas se recomienda revisarlo para subsanar posibles errores. Si lo has rellenado online, puedes descargar tu Pasaporte de Lenguas y guardarlo en formato Word, PDF o HTML para acceder a él cuando sea necesario para actualizarlo o imprimirlo. Se recomienda imprimirlo siempre en un folio en blanco.

Modelo Pasaporte de Lenguas Europass

Igual que pasa con el currículum Europass, en la página web de Europass encontrarás un ejemplo del Pasaporte de Lenguas en todos los idiomas disponibles, lo que nos permite hacernos una idea de cómo rellenarlo. Puedes descargar la plantilla modelo del Pasaporte de Lenguas en más de 30 idiomas, tanto de países de la Unión Europea como de países extracomunitarios ya que encontramos el Pasaporte de Lenguas en serbio, islandés, noruego, turco o macedonio, países que no forman parte de la Unión Europea pero donde podemos utilizar nuestro Pasaporte.

Junto al modelo de Pasaporte de Lenguas Europass encontrarás las instrucciones que puedes usar de guía para completar tu propio Pasaporte. Se trata de un breve documento con una serie de consejos generales e indicaciones a la hora de rellenar los diferentes campos del Pasaporte de Lenguas. Es muy importante seguir las instrucciones, ya que de lo contrario podemos encontrarnos con que no acepten nuestro Pasaporte de Lenguas Europass al haber modificado algún campo, no respetar los diferentes espacios, etc. En ellas se indica qué se puede alterar y qué no.

Una última cuestión a tener en cuenta es que siempre hay que incluir la última página del Pasaporte de Lenguas Europass. En todos los modelos y plantillas del Pasaporte verás que se adjunta la tabla de idiomas con las diferentes equivalencias y habilidades entre competencias y niveles.

No todos los reclutadores están obligados a conocer los niveles del MCER, así que es importante incluir esa página -a ser posible en el idioma del receptor- para que, en caso de necesidad, pueda consultar qué es capaz de hacer el candidato al empleo según su nivel del idioma.