Los datos del teletrabajo en España

Los datos del teletrabajo en España

¿Qué es el teletrabajo? Se trata de un acuerdo en el que parte o la totalidad del trabajo se realiza desde el hogar u otra ubicación fuera del entorno laboral (oficina, tienda, almacén).

En general, se trabajan las horas regulares del horario establecido por empresa y empleado y las desviaciones de ese horario requieren de la aprobación de un supervisor. Para poder llevar a cabo esta tarea de una forma efectiva y productiva es necesario estar al corriente de los consejos y herramientas para el teletrabajo.

En la actualidad, y por consecuencia directa de la crisis del COVID-19, esta modalidad de empleo se encuentra en boca de todos, por lo que es necesario preguntarse: ¿se ha instaurado el teletrabajo en nuestro país a raíz del coronavirus?

Pues bien, todo parece apuntar que el trabajo en remoto es algo que ha venido para quedarse en España. Sin duda, un país que no estaba muy inmerso en esta tendencia ha visto en esta forma de trabajar una pequeña salvación ante la pandemia que obligó y aun obliga a mantener a muchos empleados alejados de sus puestos de trabajo.

En los siguientes apartados vamos a desarrollar detalladamente los datos del teletrabajo en España, antes y durante la crisis del COVID-19, ver como ha cambiado la situación y concluir con si el teletrabajo ha servido o no para salvar empleos.

El teletrabajo en España antes del coronavirus

En España, antes de que tuviera lugar el inicio de la crisis sanitaria, económica y social del coronavirus, el teletrabajo no era uno de los temas más recurrentes para la mayoría de sectores y empresas de nuestro país.

Es cierto que en algunos sectores laborales concretos, especialmente en el tecnológico y en el relacionado con el marketing digital, no solo era un tema de actualidad, sino también uno de los complementos estrella para muchos de los empleados de estos campos profesionales.

Sin embargo, si observamos un informe de Eurofound sobre con cuánta frecuencia se trabajaba en remoto antes de la crisis del COVID-19, podemos comprobar como en España solo el 15,4% de las personas empleadas teletrabajaban previa pandemia.

De este porcentaje, el 9,7% lo hacían diariamente mientras que el 5,7% lo hacían varias veces a la semana. Si observamos la comparación con la media establecida entre los 27 países que configuran la Unión Europea, de 16,8% observamos que España se encuentra casi un punto y medio por debajo.

Eurofound también muestra los datos individuales de cada país europeo, donde se puede comprobar los datos del trabajo en remoto antes de la pandemia, así como cuáles son las naciones donde estaba más arraigada esta modalidad.

En las tres primeras posiciones se encuentran Países Bajos, con un 29,8%%; Estonia, con un 26,7% y Francia, con un 25,8%.

Además de un sistema laboral más moderno, hay otros factores que pueden ser relevantes en estos datos: mayor cantidad de empleos en oficina, cultura de conciliación, etc.

Por el contrario, tenemos Chipre, Italia y Grecia como los países en los que menos teletrabajo había antes del coronavirus con 9,1%, 8,7% y 8,6% respectivamente.

Aquí por ejemplo, al igual que sucede en España, se puede achacar estos datos a un menor índice de trabajos de oficina y a un mayor empleo en sectores como relacionados con el turismo o la hostelería.

El teletrabajo en España durante la crisis del COVID-19

En este apartado vamos a centrarnos en analizar los datos del teletrabajo en España, y en el resto de países europeos, durante la crisis del COVID-19 para comprobar si esta modalidad laboral se ha visto implementada a raíz de la pandemia.

Si volvemos a analizar las estadísticas del informe de Eurofound, podemos ver como a la pregunta “¿has empezado a trabajar en remoto como resultado del coronavirus?”, el 30,2% de los trabajadores españoles ha respondido de forma afirmativa.

Aunque es un dato importante que prácticamente dobla la práctica de esta modalidad antes de la pandemia, nuevamente España se queda por detrás de la media de los 27 países de la UE, que es el 36,8%, un brecha mucho mayor que en el caso anterior.

¿A qué se debe esta brecha? La falta de empleos que se puedan realizar en remoto (hostelería, turismo, comercios de cara al público), así como los empleados en una situación de ERTE por el COVID-19, son factores muy significativos que han contribuido a tener estos datos.

Si echamos un vistazo de nuevo a las respuestas de nuestros vecinos europeos, podemos ver como en cabeza se encuentran esta vez Finlandia, con un 59,0 % de empleados teletrabajando a raíz del coronavirus; Luxemburgo, en segundo lugar con un 66,8% y Países Bajos, en tercera posición, con un 63,9 %.

Por el contrario, en el otro extremo de la tabla, se puede observar esta vez a Croacia, Grecia y Rumanía, con un 27,8%, 26,0% y 18,4% respectivamente.

Como comentamos, los factores más influyentes residen en la mayoría de tipos de trabajo de cada país y su facilidad para poder realizarlos en remoto. Es decir, casi cualquier empleo de oficina se puede prestar al teletrabajo, mientras que puestos como camarero resultan inviables para esta modalidad.

¿Ha salvado el teletrabajo empleos durante la pandemia?

Más allá de que España esté por debajo de la media europea en teletrabajo tanto antes como durante la crisis del coronavirus, la realidad es que esta modalidad laboral ha permitido la continuidad de muchos empleos en nuestro país.

Gracias a que muchas compañías se han prestado a cambiar rápidamente su modelo y han facilitado a sus empleados las herramientas y material preciso, una importante cantidad de empleados han podido continuar con su jornada laboral dentro de esta “nueva normalidad”.

De hecho, en caso de no haber implementado el teletrabajo, muchas empresas se habrían visto obligadas a mandar a sus empleados a casa con un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) o directamente a cerrar su negocio ante la imposibilidad de desarrollar sus funciones.

Por tanto, podemos concluir que el trabajo en remoto ha sido una vía de escape para muchas compañías que han visto en esta modalidad una forma de salir a flote y sortear lo peor de esta crisis.

Con el paso de los meses, podremos observar nuevos datos y ver si las empresas continúan con el teletrabajo y si finalmente se convierte en una opción o condición para muchos empleados españoles.