¿Me sirve el mismo currículum para cualquier trabajo?

Uno de los errores más frecuentes a la hora de buscar un empleo es no personalizar el currículum acorde a cada oferta de trabajo y mandar el mismo documento siempre.

Esto no significa que tengas que hacer un nuevo CV cada vez que vayas a presentar tu candidatura a una vacante ofertada, sino que simplemente deberás adaptar tu currículum a las necesidades del empleo.

Es decir, dar un toque de distinción en tu documento para que el encargado de revisar tu CV no tenga la sensación de que has solicitado un empleo más, sino que piense que realmente quieres conseguir ese puesto.

Una buena forma de adaptar el documento, de una forma fácil y efectiva, es teniendo una plantilla de currículum que puedas ir modificando en base a tus necesidades.

A continuación, te damos todas las claves para conseguir un currículum vitae original y personalizado para cada oferta de empleo. ¡Sigue leyendo!

El mismo curriculum para cualquier trabajo

Escoge el formato de CV adecuado

Hay diferentes modelos de currículum disponibles (funcional, cronológico, combinado) y no todos resultan igual de efectivos para cada puesto de trabajo.

En caso de que hayas estado un tiempo sin trabajar o tus experiencias en el sector al que vas a presentar tu candidatura hayan sido intermitentes, será más recomendable que utilices un formato de currículum funcional.

Sin embargo, si has estado desempeñando puestos similares durante los últimos años, no tendrás problema en escoger un modelo de CV cronológico o uno combinado que refleje las fechas exactas de tus empleos pasados.

Ajusta el contenido a la oferta de empleo

Para ello, lo primero que tendrás que hacer es estudiar detenidamente los detalles de la oferta de empleo. ¿Para qué? para entender a la perfección cuales son los requisitos y condiciones de la vacante ofertada.

Una vez los tengas claro, lo que debes hacer es coger tu plantilla de currículum y adaptarla al máximo posible a esos requisitos y condiciones. Es decir, incluir y potenciar aquellos aspectos de tu trayectoria profesional, formación académica o habilidades que sean más relevantes con la oferta de empleo.

A tener en cuenta: esto no significa que mientas o exageres a la hora de adaptar tu contenido al puesto ofertado, sino que simplemente des prioridad a los detalles que potencien tu candidatura.

Dirige tu currículum al puesto ofertado

Una de las mejores formas de hacer ver al reclutador que tu CV va dirigido a ellos es mencionando directamente detalles como el título del puesto ofertado o la parte empleadora (sea empresa o particular).

Si no tienes claro donde puedes hacer mención de ello, nuestro consejo es que lo hagas en el perfil profesional de tu currículum. Es decir, en el pequeño resumen de 4-5 líneas que se coloca antes de empezar con las demás secciones del documento (experiencia profesional, formación académica, habilidades, idiomas, referencias, etc.).

Si el encargado de revisar tu CV encuentra una mención directa a la compañía o al puesto ofertado al principio del documento, tendrás muchas posibilidades de que lea con más detenimiento tu currículum.

Se lo más fiel posible a la oferta de empleo

Esto quiere decir, básicamente, que no incluyas aspectos, datos e informaciones que no tengan nada que ver con la vacante ofertada o que no resulten relevantes para potenciar tu candidatura.

Por ejemplo, si quieres optar a un puesto de diseñador gráfico y dos de tus experiencias profesionales han sido como camarero en verano, es mejor que no las pongas en tu CV.

Lo mismo pasa con otros aspectos clave como las habilidades o los estudios. Por ejemplo, si estudiaste un curso de enfermería, no es necesario que lo añadas a tu candidatura a un trabajo de diseñador gráfico.

En resumen: sé lo más coherente posible con la oferta de empleo y no incluyas información irrelevante.

Incluye tus intereses si son relevantes

Algunos de tus hobbies personales podrían ser interesantes para algunas empresas o vacantes ofertadas, básicamente cuando tienen cierta relación o relevancia.

¿Cuándo es conveniente incluir tus intereses en el CV? Por ejemplo, si eres deportista o te ejercitas a menudo podría ser bueno indicarlo en tu currículum si aspiras a un puesto de trabajo que requiere esfuerzo o forma física.

¿Cuando es mejor no incluir tus hobbies en el currículum? Cuando, por ejemplo, se trata de un puesto en oficina y tus intereses son el baile o la natación. Es decir, es mejor excluir los intereses cuando no guardan relación con la oferta de empleo.