Crear curriculums online

Hobbies e intereses personales en el CV

¿Es bueno incluir las aficiones en un currículum?

Incluir en el currículum tus aficiones personales puede ser todo un acierto que potencie tus opciones como candidato a un puesto determinado, mientras que en otras, puede resultar inapropiado. Descubre los pros y contras de incluir tus hobbies en el cv y aprende a darles la relevancia adecuada, sabiendo dónde colocarlos y cómo exponerlos para que siempre jueguen a tu favor.

Debes tener claro que la información sobre tus intereses personales es algo complementario. Lo realmente importante es ser capaz de redactar un currículum ganador, que destaque en un proceso de selección y en el que tus hobbies ocupen, exactamente, el lugar que les corresponde.

Resaltar las aficiones propias puede ser una buena opción, por ejemplo, para lograr que un cv de estudiante destaque, pero también puede hacer que el currículum de alguien con amplia experiencia dé la impresión de poco profesional ¿Qué hacer entonces? Lee esta guía donde expertos en Recursos Humanos exponen las claves de cuándo y cómo se deben incluir las aficiones en el currículum vitae.

 

Qué poner y qué evitar cuando incluyes tus hobbies en tu cv

No hay que olvidar la enorme cantidad de currículums que pueden llegar en respuesta a una oferta de trabajo y que van a revisar personas que encontrarán cv muy similares en cuanto a Formación y Habilidades. Su tarea puede llegar a resultar realmente monótona, por lo que, incluir un hobby que llame la atención, puede ser muy beneficioso para tu candidatura, siempre que sigas unas reglas básicas.

  1. Lo primero que cualquier candidato debe tener muy claro a la hora de añadir o no sus aficiones personales al currículum es si la información que aporta va a ser considerada como una cualidad deseable e interesante para el puesto y para la empresa. Por tanto, antes de decidir incluir tus hobbies, recaba el máximo de información posible sobre la compañía, el sector y el posible trabajo al que aplicas, para saber, así, si tus aficiones son relevantes o están fuera de lugar.
  2. Evita mentir apuntándote falsos hobbies o aficiones que crees que encajan con el perfil demandado. Tal vez pienses que una pequeña mentira puede servirte de ayuda, pero corres un riesgo demasiado alto intentando cubrir una parte de tu currículum que, probablemente, sea la menos importante.
  3. Antes de incluir tus hobbies, asegúrate de que realmente muestran una faceta importante de ti mismo que realmente va a resultar interesante para aquel que lea tu cv. Tus intereses personales deben estar en el currículum solo si crees que lograrán que el responsable del proceso considere oportuno llamarte para una entrevista personal.
  4. Otro detalle de máxima importancia a la hora de hablar de la sección “Hobbies” es saber que en ningún caso debes incluir intereses y hábitos que pertenezcan exclusivamente al ámbito íntimo y personal (que nada tienen que ver con el trabajo) o con tus creencias religiosas o preferencias políticas. Esta es una regla esencial a la hora de redactar tanto un currículum básico, como uno con amplia experiencia profesional.
  5. Recuerda que el objetivo de exponer tus intereses personales y aficiones no es otro que hacer que tu currículum destaque, permitiendo al empleador conocerte un poco mejor como persona, algo que tal vez supla alguna carencia que puedas tener en los apartados de “Estudios y Formación” o en de “Experiencia”. Dejar al descubierto una parte de tu personalidad permitirá al reclutador tener una valiosa información no académica sobre cómo eres y sobre las posibilidades de ser la persona que mejor encaje en la empresa, en su filosofía y en su método de trabajo.

¿Se deben poner los hobbies en el currículum?

Una vez determinado lo que es aconsejable incluir y lo que es mejor dejar fuera de tu currículum, en cualquier caso, tendrás que decidir si crear un apartado concreto para detallar tus aficiones, si solo enumerarlas como parte de tus “habilidades” o si conviene, sencillamente, no incluirlas en el cv.

Expertos y responsables de Recursos Humanos coinciden en que, en ocasiones, establecer una sección exclusivamente dedicada a tus intereses personales puede resultar poco profesional o carecer del suficiente interés para el futuro puesto de trabajo. En otros casos, en cambio, puede ser muy positivo y esa información personal es la que, precisamente, va a conseguir llamar la atención y logra el objetivo de una entrevista posterior.

Redactar un buen currículum es fundamental porque él será tu carta de presentación y tu primera oportunidad para mostrar todo tu potencial como posible trabajador. En el cv debes mostrar, tus conocimientos, tu experiencia profesional, tus habilidades… pero no está demás dejar ver, también, tus inquietudes, lo que te apasiona, los temas que despiertan tu interés… porque esos datos pueden hacer que te conviertas, pese a tus carencias, en un buen candidato que encaje a la perfección en la oferta de trabajo. Si sabes que tu experiencia es limitada, pero crees que tus hobbies pueden ser la mejor manera de demostrar tus cualidades para un determinado puesto, no dudes en incluirlos.

El objetivo básico de detallar tus aficiones en el currículum debe ser lograr que destaques del resto de candidatos mostrando una parte de tu personalidad que puede resultar tan interesante, o más, que los conocimientos o la experiencia.

Por supuesto, cada trabajo, cada empresa y cada proceso de selección es diferente y deberás tenerlo en cuenta a la hora de presentar tu candidatura. Piensa, por ejemplo, en un puesto ejecutivo de alto nivel, donde la experiencia y los idiomas en el cv son requisitos imprescindibles. Tal vez en este caso concreto, incluir tus hobbies en tu currículum no sea demasiado acertado porque, en principio, no son relevantes para el desempeño del futuro trabajo.

Si no estás seguro de la conveniencia de incluir los hobbies en el cv, puedes optar por acompañarlo de una carta de presentación, en la que sí podrías nombrarlos de manera más distendida. Otra opción es no ponerlos en el cv y dejarlos para una posible entrevista, en la que hablar de tus aficiones e intereses personales pueda resultar muy beneficioso para tu candidatura.

Si continúas preguntándote si es mejor incluir tus hobbies en el cv o no, ¿por qué no pruebas nuestro editor de currículums online, con el que podrás hacer el tuyo incluyendo aquella información que consideres oportuna? Lo tendrás listo en pocos minutos y podrás ver el resultado. Luego, podrás decidir más fácilmente si conviene añadir alguna información extra sobre tu persona y tus intereses que te pueda resultar útil a la hora de captar la atención del responsable del proceso de selección.

¿Cómo redactar las aficiones en un currículum?

Si estás decidido a incluir información sobre tus intereses personales en tu cv, presta máxima atención a cómo debes hacerlo para evitar errores comunes que impidan que consigas llegar a tu objetivo: la entrevista.

  • El apartado “Hobbies” es el menos relevante de un currículum, por lo que siempre debe ser una lista corta y muy fácil de leer. No te extiendas en largas explicaciones. Define tu afición y habla de ella en unas pocas líneas, haciendo hincapié en los conocimientos o habilidades que esa afición te aporta, enriqueciéndote a nivel personal.
  • Esta sección debe figurar de manera clara en tu currículum. Los reclutadores deben identificar, en cuestión de segundos, que estás hablando de aficiones personales exclusivamente. No las “mezcles” con otros conceptos como las prácticas o las acciones de voluntariado o con algún reconocimiento que hayas podido obtener en cualquier campo. Titula este apartado para evitar equívocos. Puedes denominarlo “Intereses personales” o también “Información extracurricular”.
  • En cuanto a la ubicación dentro del formato del currículum, el apartado Hobbies siempre ha de ir al final.
  • Recuerda que esa lista de aficiones que proporcionas a los responsables del proceso de selección debe intentar demostrar que tu carácter y personalidad está en perfecta armonía con los intereses y la ética de la empresa que te interesa. Tus aficiones deben reforzar la idea de que eres el candidato ideal para el puesto al que aplicas.

Cómo encontrar buenas aficiones que poner en el cv

Seguramente tendrás varios hobbies y lo que debes preguntarte, a la hora de elaborar tu currículum ganador, es cuáles son los más adecuados, los que van a incrementar tus posibilidades de éxito. Para tener más claro qué aficiones debes incluir sigue estos pasos:

  1. Fíjate atentamente en lo que la empresa pide en su oferta de empleo. El anuncio al que respondes enviando tu currículum, puede darte muchas pistas sobre cuáles de tus hobbies encajan con el perfil que están buscando.
  2. Infórmate sobre la compañía a través de su web, leyendo el apartado “sobre nosotros” en el que conocerás la filosofía de esa empresa y también los perfiles de algunos empleados con los que, tal vez, compartas aficiones comunes.
  3. Intenta descubrir la “cultura” de esa empresa observando su actividad en redes sociales. Eventos en los que participa, clientes y/o proveedores con los que trabaja, colaboraciones que realiza con entidades y ongs…

Toda esta información te será muy útil para saber cuáles de tus aficiones suponen una pequeña ventaja a la hora de presentarte como el candidato ideal para un puesto.

Ejemplos de intereses personales que puedes poner en tu currículum

Algunas de tus actividades favoritas pueden encajar de manera evidente en un determinado puesto de trabajo. Está claro que, si te encanta viajar, debes poner esta afición en un currículum con el que aspires a trabajar de guía turístico o en una agencia de viajes, pero no siempre la relación entre un hobbie y un posible trabajo está tan clara.

¿Quieres saber qué dicen tus aficiones de ti? Mira estos ejemplos:

  • Deportes individuales: running, tenis, natación, ciclismo… estas aficiones reflejan a nivel personal constancia y espíritu de superación. Suelen practicarlos personas con fortaleza física y mental a las que les gusta afrontar nuevos retos, algo siempre interesante para determinados puestos de trabajo.
  • Deportes de equipo: futbol, baloncesto… señalan el perfil de alguien que sabe de la importancia de trabajar en equipo para lograr el éxito común. Dotes de comunicación, de liderazgo y de gestión de grupos (sobre todo si es el capitán del equipo) son cualidades, sin duda, valoradas.
  • Nuevas tecnologías: edición de video, fotografía digital, programación, apasionado de los videojuegos… si aspiras a formar parte de una empresa del sector IT, deberás incluir, en cualquier caso, estas aficiones personales.
  • Puzzles y juegos como el ajedrez o los crucigramas son hobbies que dejan al descubierto cualidades como la minuciosidad en el desarrollo de determinadas tareas, la capacidad analítica o el ingenio a la hora de buscar soluciones a un problema concreto.
  • Coleccionismo: Por supuesto, esta afición deja entrever interés absoluto por los objetos que coleccionas (tal vez relacionados con el sector empresarial al que quieres pertenecer) y también perseverancia para conseguir las metas propuestas.

Escribir, pintar, diseñar tu propia ropa y complementos, practicar senderismo o escalada… los hobbies descubren parte importante de la forma de ser de una persona y, en algunos casos, son perfectos para demostrar ser el candidato perfecto para desempeñar un trabajo determinado.

Por supuesto, hay que ser prudentes a la hora de señalar determinadas aficiones, especialmente si no tienes información clara sobre la empresa a la que aplicas. Un ejemplo: si te gusta la caza, debes tener en cuenta que es una afición que no gusta a todo el mundo.

Si consideras que tus hobbies pueden ayudarte a conseguir la ansiada entrevista que te de acceso al empleo que buscas, crea la sección correspondiente al final de tu currículum.

Si quieres que te resulte más fácil, utiliza alguna de nuestras plantillas, que podrás personalizar y editar como tú prefieras y si tienes alguna duda sobre cómo darle forma al apartado Hobbies, echa un vistazo a las guías de OnlineCV para redactar cada uno de los apartados de tu currículum ganador.