Crear curriculums online

La formación académica en el CV

Muestra tu educación de manera efectiva

Sin lugar a dudas, la formación es uno de los aspectos clave en el currículum. Una de las primeras cosas en las que se fijan los reclutadores es en la formación académica del candidato que les ha enviado el currículum, así que tendremos que poner un interés especial a este aspecto a la hora de preparar nuestro currículum.

La formación va más allá de nuestros estudios principales, ya que hay una formación complementaria que puede ser decisiva a la hora de conseguir un empleo y que no puedes pasar por alto.

Pero también puede ser que te encuentres obligado a hacer un currículum sin haber acabado de estudiar, y hay que saber cómo incluir los estudios sin finalizar en el currículum.

A continuación encontrarás la solución a todas tus dudas relacionadas con la formación en el currículum, además de una serie de consejos muy interesantes que te ayudarán a completar uno de los bloques básicos de cualquier currículum para destacar sobre el resto de candidatos que aspiran al mismo empleo que tú.

 

Cómo poner los estudios en el currículum

El primer interrogante que tenemos que resolver es dónde van los estudios en el currículum, algo que depende del candidato. La formación puede ser el segundo bloque, entre los datos personales y la experiencia profesional, o quedar relegada al tercer bloque por la experiencia profesional.

Si acabas de finalizar tus estudios la formación debería ser el segundo bloque, ya que así prima sobre una experiencia laboral a priori escasa; pero si cuentas con una amplia trayectoria y quieres destacarla la formación va después de la experiencia.

Resuelta esta duda inicial, nos enfrentamos al dilema de qué información incluir en esta sección, que puede incluir el epígrafe de la formación complementaria -más abajo hablaremos de ella-.

A la hora de indicar nuestra formación siempre utilizaremos el formato Titulación. Centro de estudios. Año de inicio-año de fin. Si tienes más de una carrera o diferentes formaciones deberías ordenarlas de más reciente a más antigua, ya que es la que más interesa a los reclutadores. Otra opción es situar antes la que está estrictamente relacionada con el puesto y a continuación el resto ordenadas cronológicamente.

Eso sí, haremos nuestro eso de menos es más y omitiremos cualquier formación innecesaria. No hace falta poner la eso en el cv si tenemos el bachillerato, igual que un graduado universitario no tiene ninguna necesidad de incluir el bachillerato en el currículum, son cosas que se dan por sentadas.

Tampoco aporta ninguna información la escuela donde cursaste los estudios primarios, es una información que omitiremos. Lo importante es la formación relacionada con el empleo, no el resto de nuestra vida académica.

Otra duda bastante habitual es cómo poner el bachillerato en el currículum, una información que solo incluiremos si no hemos completado un nivel de estudios superior (universidad o formación profesional). Utilizaremos el mismo modelo que con la formación superior: tipo de bachillerato, centro donde se ha estudiado y año en que se han acabado los estudios.

Si solo tienes la ESO también hay que indicar que se tiene el Graduado Escolar y el año de obtención. El centro se puede suprimir.

Estudios no acabados en el currículum

Cuando hemos interrumpido nuestros estudios por la razón que sea o cuando nos vemos obligados a hacer un currículum sin haber finalizado nuestra etapa de formación tenemos un pequeño problema ya que se trata de unos conocimientos que hemos adquirido, pero de forma parcial o incompleta.

El hecho de tener los estudios a medias nos puede cualificar para desempeñar un puesto de trabajo, pero es algo que también hay que saber indicar en el currículum ya que de lo contrario no nos ayudará en nuestro objetivo de conseguir el empleo.

Antes de nada, hay que tener clara la diferencia entre la formación en curso y los estudios que no hemos acabado. La formación en curso, como su nombre, indica, es aquella que se está realizando en el momento de redactar el currículum; mientras que los estudios sin acabar incluyen la formación en curso pero también aquellos estudios que empezamos en su día y que abandonamos sin haberlos finalizado.

Lo idea es omitir estos últimos de nuestro currículum, en especial si tenemos otros, e incluir solo la formación en curso.

Para ello, incluiremos en el currículum el nombre completo de los estudios en los que estamos (un grado universitario, un postgrado, formación profesional, bachillerato, etc.), el centro de estudios en el caso de ser estudios superiores y añadiremos entre paréntesis las palabras “en curso”, “cursando” o “actualmente”.

Otra posibilidad es incluir la fecha en la que tienes previsto acabar los estudios para que los reclutadores sepan que sigues estudiando y cuánto tiempo tardarás en acabarlos, algo que les puede ser de gran utilidad de cara al futuro.

Una de las situaciones que pueden darse es que estés estudiando dos carreras o dos cursos a la vez y que todavía no hayas acabado ninguna de ellas. Si es tu caso, debes ordenarlas cronológicamente por orden de inicio, añadiendo siempre entre paréntesis alguna de las palabras que hemos visto antes o la fecha prevista para finalizarlos.

Esta información permitirá al reclutador hacerse una idea del curso en el que te encuentras, pero si quieres puedes añadir el curso actual antes del nombre de la titulación.

Como hemos dicho antes, no incluiremos la formación que dejamos incompleta un tiempo atrás, ni siquiera si estamos pensando en retomarla en un futuro próximo. Tampoco incluiremos las razones por las que la dejamos, y omitiremos los motivos por los que no hemos acabado nuestros estudios.

Si es porque somos jóvenes para hacerlos acabado, el reclutador llegará a esa conclusión solo y si hay otras razones que lo expliquen el momento de exponerlas es la entrevista de trabajo, no un currículum que deber ser breve y conciso, sin información adicional.

Cuando se trata de un currículum sin experiencia sí que podemos tomarnos la licencia de entrar un poco más en detalle e incluir los conocimientos y las habilidades personales y profesionales que nos están aportando estos estudios.

Podría ser admisible incluir una lista de asignaturas que tengan relación con el empleo al que optas, pero este es un contenido que estaría mejor ubicado en la carta de presentación adjunta al currículum.

Formación complementaria CV

Resuelta la formación académica, pasamos a la no menos importante formación complementaria del currículum. Aún a riesgo de parecer repetitivos, la formación complementaria puede ser el elemento clave a la hora de elegir a los candidatos que pasan a la entrevista de empleo así que será necesario aportar toda la formación complementaria relacionada con el puesto.

Es más, puede indicar a los reclutadores que el candidato tiene interés por seguir formándose y aumentar sus conocimientos o especializarse en el campo al que se dedica.

La primera norma al incluir la formación complementaria en el currículum es hacer referencia única y exclusivamente a la formación relevante para el puesto al que aspiramos, ya que el resto no aporta nada ni a nuestra candidatura ni al reclutador que reciba el currículum.

Es más, pueden descartarte si ven que la mayoría de la formación complementaria que tienes no está relacionada con el puesto al que te presentas. No deberías rellenar el currículum de esta forma.

Utilizamos el mismo formato que para la formación académica, pero indicaremos la fecha de inicio de fin, la duración en horas y el centro o institución que impartieron los cursos o seminarios. Los ordenamos por orden cronológico, del más reciente al más antiguo.

Muchas veces se trata de actividades breves, como cursos, jornadas o incluso autoformación en casa a través de cursos online, de ahí la importancia de incluir la duración y el centro o la institución que lo ha organizado, ya que muchas veces son cursos impartidos por organizaciones comerciales, sindicatos, etc.

En este apartado también puedes incluir la formación en idiomas e informática si no les dedicas un apartado específico. El caso de los idiomas es especialmente interesante, ya que es otro de los puntos que más miran las empresas a la hora de contratar a alguien.

Siempre es preferible destacar el buen nivel de un idioma y los correspondientes títulos en un epígrafe a parte del currículum, pero tras el título no pueden faltar los cursos, incluido el centro, el nivel del curso y la duración. Si el curso tuvo lugar en el extranjero incluye también el país.

Recuerda que debes ser capaz de acreditar cualquier formación que tengas, y la complementaria no es ninguna excepción. Por eso incluiremos solo cursos, foros o seminarios de los que tengamos un certificado oficial que podamos presentar en la empresa donde presentamos el currículum para acreditar que efectivamente tenemos esa formación.

Si no tienes forma de acreditar que has hecho un curso omítelo, ya que el reclutador podría pensar que estás mintiendo en el currículum, y eso afectará negativamente tus posibilidades.

Igual que pasa con la formación académica, puede que a la hora de enviar tu currículum estés cursando algún tipo de formación complementaria que mejore tu preparación.

En ese caso, incluye la formación que estás haciendo con el famoso “en curso” entre paréntesis, ya que es la mejor forma de demostrar a la empresa que eres un trabajador con inquietudes profesionales, interesado en seguir formándose y predispuesto a continuar aprendiendo, algo que las empresas valoran en gran medida.

Consejos para añadir a los estudios en el CV

A lo largo del artículo ya hemos visto algunos de los consejos más interesantes a la hora de plasmar nuestra formación en el currículum, pero nunca está de más recordarlos y ver nuevos trucos que te permitirán completar el mejor currículum posible.

  • Omite siempre la información innecesaria, redundante y que no tenga nada que ver con el puesto de trabajo al que buscas. Hay cursos que pueden ser muy interesantes para tu currículum, pero no tener relación con el empleo al que aspiras y ocuparán un espacio muy valioso en el currículum.
  • Los intercambios también cuentan como formación. Se trata de una experiencia formativa más que permite al trabajador conocer de cerca la cultura de otro país y adquirir una serie de habilidades técnicas, lingüísticas, etc. que pueden serle de gran utilidad en el futuro.
  • Aprovecha las opciones que nos da la carta de presentación. El currículum es una forma breve y concisa de presentarnos ante el reclutador, pero siempre tenemos la posibilidad de explayarnos más en la carta de presentación. Muchas veces la dedicamos a nuestras habilidades, pero en la carta de presentación puedes aprovechar para hablar de tu formación, de lo que te ha aportado, de las razones que te llevaron a elegir unos estudios o una universidad en concreto… Quizá te lo pregunten en la entrevista de empleo, pero aquí también puedes decirlo.
  • Prioriza la información. Es algo que te servirá tanto a la hora de elegir o descartar la formación complementaria que incluyas como el orden en el que aparece. Lo ideal es ordenar la información de forma cronológica, ya que la más reciente es la que tenemos más fresca, pero habrá veces que será preferible alterar este orden para destacar la formación que mejor se ajusta a lo que busca la empresa.


Si incluyes los idiomas en la formación, trata de utilizar siempre los niveles del MCER (del A1 al C2), un sistema preferible a “nivel alto, medio o bajo”. Junto al nivel de idioma hay que incluir los certificados que se tengan y los cursos de idiomas -siempre el más elevado de cada idioma-. Se recomienda incluir los idiomas en formación cuando se trata de niveles medios o bajos (B1-B2 o inferiores). Los niveles altos, como el C1 o el C2, deberían ir en un punto a parte, igual que la informática.

Aprovecha los modelos de currículum y plantillas como las del Europass para utilizar el formato adecuado al hablar de tu formación, tanto académica como complementaria. De esta manera te aseguras de hacer un currículum coherente, donde toda la información sobre cursos, seminarios, etc. aparece en el mismo formato.