Crea mi CV ahora

La carta de presentación de autocandidatura

Aprende a escribir tu autocandidatura
Ejemplo carta de presentación

Una de las situaciones en las que es muy recomendable enviar una carta de autocandidatura junto tu currículum es cuando vayas a presentar tu candidatura a una empresa sin vacantes ofertadas.

Hablamos de autocandidatura cuando en lugar de mandar tu CV respondiendo a un anuncio o una oferta de empleo lo haces motu proprio, porque te interesa trabajar en esa empresa concreta.

Muchas personas optan por presentar su autocandidatura al finalizar sus estudios o al quedarse sin empleo, así que no está de más adjuntar una carta espontánea junto con tu currículum para darte a conocer mejor.

Modelo de la carta de presentación de autocandidatura

A continuación te mostramos un ejemplo de carta de autocandidatura. Toma nota y no dudes en adaptar este modelo genérico a tus necesidades.

Nombre Apellido Apellido
Dirección postal
Código postal, Pueblo/Ciudad
Teléfono
Lugar, fecha

Estimado/a Sr./Sra.,

Mi nombre es “Nombre Apellido”, titulado en “Título académico”. Estaría interesado, por mis conocimientos y experiencia, en trabajar en “Nombre de la empresa”, empresa de la que he podido saber por diferentes medios que es (destacar algún valor o logro de la compañía).

He decidido a contactar con ustedes por (motivación personal para enviarles esta carta de autocandidatura).

Recientemente, he terminado mis estudios/curso/formación (subrayar alguna formación interesante para la compañía) y he trabajado como (añade detalles de tu experiencia profesional que guarden relación con el sector, así como logros o aprendizajes en tus diferentes puestos), por lo que he seguido con atención el desarrollo de su compañía y pienso que mi colaboración podría resultarles útil a la hora de mejorar (destacar algo que podrías aportar a la empresa según tu perfil profesional).

Me gustaría tener la oportunidad de conversar con ustedes en una entrevista para comentarles mis experiencias e ideas.

Espero su respuesta, un saludo cordial
Muchas gracias,
Nombre Apellido Apellido

Si utilizas este modelo de carta de presentación de autocandidatura no olvides adaptar cada campo a tu situación profesional y a tu perfil como candidato.

Recuerda también que cuanto más orientada esté la carta de autocandidatura a esa empresa o ese empleo en concreto, más se evidenciará tu interés por ese puesto de trabajo y más aumentarán tus posibilidades de ser un candidato a considerar.

Diferencias entre carta de presentación y de autocandidatura

La carta de autocandidatura no difiere en exceso de la carta de presentación que puedes preparar cuando respondes a una oferta de empleo. Al fin y al cabo, en ambos modelos se cuenta quién eres y por qué quieres un puesto de trabajo

La diferencia principal es que para mandar una carta de autocandidatura no esperas a que se publique una oferta de empleo para presentarte como candidato.

Ten en cuenta que cuando envíes tu currículum nada te garantiza que vayan a llamarte para una entrevista de trabajo, así que la carta de autocandidatura es como un extra para conseguir ese primer objetivo. 

Si no hay vacantes anunciadas, quizá esta carta no tenga un efecto inmediato, pero cuando la empresa ponga en marcha un proceso de selección ya tendrá tu currículum y una breve explicación de quién eres. 

Por otro lado, es importante destacar que hay empresas que no lanzan directamente ofertas de empleo, sino que van contratando a partir de los currículum que les llegan de forma espontánea y, en ese sentido, adjuntar una carta espontánea de autocandidatura te puede ayudar mucho.

Cómo hacer una carta de autocandidatura

Si vas a enviar tu modelo de currículum de forma espontánea a una empresa que no tiene vacantes anunciadas, deberás adjuntar también una carta de autocandidatura.

Antes de nada, descarta enviar la misma carta espontánea a varias empresas. Las diferencias entre sectores y compañías son enormes, así que tendrás que adaptar la carta de autocandidatura a cada empresa a la que envíes un currículum por tu cuenta.

Tienes que ser creativo y original, explicando siempre por qué te diriges a la empresa. Por ejemplo, puedes proponer una necesidad de la compañía que tu podrías cubrir.

El hecho de haber enviado por tu cuenta el currículum y la carta espontánea demuestra iniciativa propia e interés por trabajar en la empresa y, si además logras destacar en tu carta de autocandidatura, tendrás más opciones de que guarden tu currículum de cara a futuros procesos de selección en los que busquen candidatos con tu perfil.

Igual que tu currículum o la carta de presentación convencional, la carta de autocandidatura debe ser breve y formal. Una página debería ser suficiente para presentarte. Al fin y al cabo, la capacidad de síntesis es algo que los reclutadores valoran en gran medida.

Por último, en cuanto al tono de voz del documento, te recomendamos que el contenido de tu carta de autocandidatura te muestre como un candidato servil (sin tutear) cordial y respetuoso. Eso sí, no incluyas servilismos como súplicas o “peticiones desesperadas”.

Formato de una carta de autocandidatura

Todas las cartas de presentación comparten la misma estructura: comienzo, cuerpo y final. No obstante, lo primero de todo será añadir tus datos de contacto en el encabezado del documento.

Saludo inicial y comienzo

Como en cualquier carta, empezarás saludando a la persona concreta a la que va dirigida. Hazlo de forma más personalizada posible pero siempre con el respeto que merece la situación y/o el receptor.

A continuación, pasarás a presentarte y a explicar brevemente por qué has decidido presentar tu currículum de forma espontánea para un puesto de trabajo en esa empresa.

Para ello, tendrás que hablar de lo que te interesa del sector, la compañía o, si lo sabes, el puesto en concreto en el que te gustaría trabajar. No obstante, es preferible generalizar sobre la empresa y no sobre un puesto de trabajo en concreto, para no cerrarse ninguna puerta.

Cuerpo o desarrollo

Una vez finiquitada la presentación, pasarás al cuerpo de la carta de autocandidatura, su punto más extenso. Te recomendamos dividir esta parte en dos párrafos:

  • El primero de ellos para hablar de ti.
  • El segundo para hacerlo de lo que aportarías a la empresa.

Empieza citando algunas habilidades y competencias que hayas adquirido gracias a esos estudios y a esa experiencia de la que has hablado antes y justifica tu preparación para un puesto de trabajo en la empresa. Dicho de otra forma, promociona tu autocandidatura.

En el segundo párrafo del cuerpo de la carta espontánea explica cómo puedes encajar en dicha compañía, para lo que puedes recurrir al currículum y destacar los logros y éxitos que has alcanzado durante tu carrera profesional.

Evita repetir informaciones que ya hayas dado antes, siempre es preferible aportar unos cuantos ejemplos de situaciones en las que te has visto envuelto donde tu experiencia profesional o tus habilidades hayan servido para dar con la solución al problema, beneficiando enormemente a la empresa.

Cierre de la autocandidatura

Finalmente, acabarás con el cierre de la carta de presentación de autocandidatura, al que dedicarás el último párrafo del documento.

Recuerda que el objetivo principal es conseguir una entrevista de empleo, así que empieza el párrafo con una llamada a la acción para que te convoquen para un primer encuentro.

No dudes en agradecer al lector que haya dedicado parte de su tiempo a revisar tu carta y valorar una candidatura que le han presentado de forma espontánea, aunque evita en todo lo posible hacerle la pelota, tanto en la despedida como en el resto de tu carta de presentación. Recuerda que el cierre será la última impresión que se lleven de ti.

Consejos para la carta de autocandidatura

Estas son algunas de las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de escribir una carta de presentación de autocandidatura:

  • Separa cada párrafo con un espacio, le concederá al cuerpo de la carta un aspecto más fácil de leer. Utiliza el mismo formato del currículum y, si la presentas impresa, utiliza también el mismo tipo de papel que para el currículum.
  • Antes de empezar a redactar la carta de autocandidatura, haz un pequeño guión con los puntos a destacar en cada párrafo o apartado del mismo y luego desarróllalos, cada uno en su párrafo.
  • Evita las generalidades. Si no lo haces, la carta no llamará la atención del lector y tu candidatura puede acabar descartada por una igual que tantas otras.
  • Cuida la ortografía y la gramática. Repasa las faltas de ortografía o los errores gramaticales que pueden echar por tierra todo el trabajo.
  • La motivación es un valor añadido. Ante cualquier oferta de empleo hay que mostrar esa motivación por ocupar el empleo al que optas, más cuando se trata de un currículum presentado fuera de los procesos de selección convencionales.
  • No te cierres ninguna puerta. Es decir, no te postules a un puesto concreto. Recursos humanos se hará una idea de tu perfil y si eres apto para más de una vacante tendrás más posibilidades de que te convoquen a una entrevista de empleo.