Crear curriculums online

Las habilidades en el currículum

La relevancia es la clave para que tus competencias destaquen

En esta página, te vamos a mostrar la importancia de las habilidades profesionales y las habilidades personales en el ámbito laboral, así como la mejor forma de destacarlas en tu currículum y en tu carta de presentación.

Del mismo modo, pondremos a tu disposición todo tipo de ejemplos de competencias y habilidades para que lo veas todo más claro. Presta atención a los siguientes apartados y resuelve todas tus dudas al respecto. ¡Es muy sencillo!

Destacar las habilidades en el currículum

Cuando un reclutador recibe un CV se fija en la experiencia profesional o en la formación de los candidatos, que suelen ser un primer filtro y, a continuación, presta atención a otros aspectos, como las competencias o las referencias.

Las capacidades laborales muchas veces pasan desapercibidas por los candidatos y no siempre les otorgan un peso importante en su CV. Sin embargo, las habilidades profesionales pueden tener la llave para que tu currículum supere la criba inicial y te llamen para concertar una entrevista de trabajo.

Dentro de la sección “habilidades y competencias” puedes reflejar múltiples aspectos de tu perfil profesional. Del mismo modo, este apartado puede ayudarte a destacar como potencial candidato en un currículum sin experiencia o sin formación, apostando por un currículum por competencias donde éstas sean las protagonistas.

Al fin de cuentas, tener las habilidades y competencias necesarias para llevar a cabo un trabajo siempre será más interesante que contar con una gran formación pero ser incapaz de desempeñar un empleo porque no se tienen las capacidades requeridas.

Por tanto, sea cual sea tu profesión o el puesto al que vayas a presentar tu candidatura, no olvides incluir en tu currículum aquellas habilidades profesionales y personales que sean más relevantes para desempeñar ese trabajo.

Destacar las habilidades en la carta de presentación

Otra forma de resaltar tus habilidades y competencias es a través de una carta de presentación que puedes adjuntar a tu curriculum vitae.

Esto quiere decir que, si crees que tus capacidades no aparecen suficientemente reflejadas en tu CV, las puedes incluir en tu carta de presentación, donde también tendrás un poco más de libertad a la hora de hablar sobre ellas, explicar cómo las has adquirido, etc.

La carta de presentación es un recurso que nunca se puede menospreciar, ya que puede ayudarte a poner en valor esas habilidades y competencias que tan bien encajan con el empleo que quieres solicitar.

En conclusión, si eres capaz de conseguir reflejar todas tus habilidades personales y profesionales en tu CV y en tu carta de presentación, podrás ofrecer una candidatura muy completa con altas posibilidades de no pasar desapercibida o ser considerada como una de tantas.

Habilidades blandas y habilidades duras

No todas las competencias son iguales ni tienen el mismo peso. En la actualidad estos conceptos claves para el desempeño laboral se dividen en dos grupos: las habilidades blandas y las habilidades duras.

A continuación, te enseñamos la diferencia entre soft skills y hard skills. ¡Toma nota!

Las soft skills o habilidades blandas

Por un lado, las soft skills son aquellas que pueden ser útiles para desempeñar cualquier trabajo en ámbitos muy diversos.

Son muy valoradas ya que se trata de conceptos clave para el desarrollo personal y profesional como la empatía, las habilidades comunicativas o la autoconfianza.

Es decir, una serie de competencias que facilitan el trabajo en equipo, el desempeño de las tareas, el trabajo cara al público o que pueden ser claves en una reunión con un cliente para acabar convenciéndole de adquirir un producto concreto.

Las hard skills o habilidades duras

Por su parte, las habilidades duras son aquellas competencias imprescindibles para un trabajo. De hecho, es fácil que muchas veces aparezcan entre los requisitos que exige la empresa a los candidatos que se presentan al proceso de selección: idiomas, manejo de programas informáticos concretos, etc.

Suelen ser habilidades profesionales que, según el sector del que se trate, están relacionadas con las técnicas de producción, las herramientas de trabajo que se utilizan, etc.

Hablamos de un amplio abanico de posibilidades, desde la capacidad para reparar un dispositivo electrónico a las habilidades administrativas, por ejemplo.

¿Qué tipo de habilidades son más importantes?

Históricamente, se ha dado más relevancia a las competencias duras. Sin embargo, con el paso del tiempo y la búsqueda de unos trabajadores cada vez más polivalentes y multidisciplinares, hoy en día los responsables de recursos humanos se centran más en las competencias blandas que en las duras.

Esto no quiere decir que puedas omitir las segundas en tu currículum, o que no les prestes tanta atención como a las blandas, ya que la balanza está muy igualada. Eso sí, a la hora de elegir a un líder, las competencias blandas suelen imponerse.

También debes tener en cuenta que cada empresa es un mundo y que para ocupar un mismo puesto en dos compañías distintas, una puede decantarse por las habilidades blandas y la otra por las duras.

Lo que debes tener en cuenta es que se trate de competencias y habilidades que se ajusten a lo que busca la compañía, es decir, a lo que exige en la oferta de empleo que ha publicado.  Por tanto, debes asegurarte de incluir la mayor cantidad de éstas habilidades en  tu currículum (siempre que las tengas).

Ejemplos de habilidades para el currículum

Quizá las habilidades y competencias sean el aspecto más complejo a tratar dentro de un CV, ya que no existe una fórmula única para hablar de ellas, no todo el mundo tienes las mismas capacidades y en cada oferta de empleo se exigen unas competencias y habilidades diferentes.

Esto quiere decir que, por mucho que tengas un currículum estándar, tendrás que adaptar este pequeño apartado cada vez que lo actualices para una oferta de empleo concreta, añadiendo las competencias clave que pueden resultar definitivas para que te convoquen para una entrevista de trabajo.

A continuación, te mostramos algunos de los ejemplos de habilidades duras y blandas más comunes para que puedas incluir en tu currículum aquellas competencias que mejor se adapten a tu perfil profesional y a la oferta de empleo a la que vayas a presentar tu candidatura.

Ejemplos de habilidades blandas

En este apartado destacan aquellas competencias y capacidades que tienes como persona y que, además, puedes aplicar a tu puesto de trabajo. Por ejemplo:

  • Una buena comunicación verbal.
  • Asumir las críticas de forma constructiva.
  • La capacidad organizativa.
  • La facilidad para trabajar en equipo.
  • La capacidad de liderazgo.
  • El pensamiento crítico/lógico.
  • Las habilidades comunicativas.
  • El poder ser multitarea.
  • La capacidad de tomar decisiones.
  • El trabajo proactivo.
  • Las habilidades personales.
  • La capacidad de negociar.

Ejemplos de habilidades duras

Aquí se incluyen todas aquellas capacidades que posees y que resultan necesarias para el desempeño de una actividad concreta dentro de una empresa. Por ejemplo:

  • Las habilidades informáticas.
  • El conocimiento de idiomas extranjeros.
  • El análisis e interpretación de datos
  • La comunicación escrita.
  • Los conocimientos de contabilidad.
  • El manejo de máquinas y herramientas de trabajo.
  • Las habilidades de diseño gráfico.
  • Las capacidades para la fotografía.

Antes de terminar, queremos recomendarte que eches un vistazo a nuestra página de ejemplos de currículum para profesiones específicas.