Crear curriculums online

Las Prácticas en el Currículum

Incluye tus estancias o experiencias en prácticas para dar valor a tu CV

Quien más o quien menos, ha hecho prácticas alguna vez en su vida o ha disfrutado de una beca de prácticas en una empresa. Como cualquier experiencia laboral o formativa, estas prácticas son un elemento más que deberíamos incluir en nuestro currículum, pero que no siempre sabemos cómo hacer.

Las prácticas son un elemento que no puede faltar en tu currículum, pueden resultar clave, en especial en el caso de los CV de estudiantes que buscan su trabajo o en el de los candidatos sin experiencia laboral.

Antes de continuar, deberías saber que una cosa es redactar tu CV con prácticas y otra diferente es preparar tu currículum para una solicitud de prácticas. Lo que vamos a hacer aquí es hablar de cómo incluir las prácticas en empresa en tu currículum y de por qué es tan importante hablar de ellas; sin olvidar los mejores consejos para incluir tus prácticas en empresas. Estamos hablando de una sección o una experiencia que incluiremos en nuestro currículum, no de un tipo de currículum en sí como es el CV para prácticas.

 

La importancia de las prácticas en tu CV

Por norma general, las prácticas en empresa representan la primera experiencia laboral de muchos estudiantes y/o recién graduados, un perfil que suele carecer de experiencia en el sector donde buscan empleo. La inexperiencia es uno de los grandes hándicaps con los que te puedes encontrar al buscar empleo, ya que muchas empresas nos pueden solicitar una experiencia mínima; pero para compensar esa falta de experiencia incluiremos nuestras prácticas profesionales en el CV, que dicen mucho más de lo que crees.

Sobra decir que los periodos de prácticas cuentan para cumplir con el requisito de experiencia laboral que piden muchas empresas. Cuando nos presentamos a una oposición o bolsa de empleo, las prácticas suman puntos así que en el sector privado no debería ser diferente. Además, muchos estudiantes aprovechan para hacer prácticas extracurriculares, lo que denota un mayor interés en formarse desde un puesto de trabajo, lo que te ayudará a reforzar todavía más tu currículum.

Los reclutadores quieren que el candidato tenga una serie de habilidades y competencias, sin importar si los ha obtenido en las prácticas profesionales o a través de una relación laboral más convencional. Durante el periodo de prácticas seguro que has adquirido estas capacidades que deberían reflejarse en tu currículum. Recuerda que el objetivo que perseguimos es demostrar a los reclutadores que cumplimos con el perfil que buscan, pero si no das esa impresión porque omites las prácticas en el CV estarás perjudicando tu candidatura.

Todo esto también es aplicable a las becas en el CV, una experiencia muy interesante para las empresas y que dice mucho de ti. A diferencia de las prácticas obligatorias, que todo el mundo debe hacer, y las extracurriculares, a las que todo el mundo puede acceder, el candidato que ha accedido a una beca de prácticas es porque cuenta con un gran currículum académico, ha tenido que superar un proceso de selección y eso no deja de ser un punto a favor para tu candidatura.

Quizá hayas oído decir que el hecho de incluir las prácticas en un CV es cosa de candidatos con poca experiencia, pero esto no es exactamente así. Está claro que en el caso de un candidato con una dilatada trayectoria profesional las prácticas son algo a priori secundario, pero no podemos pasar por alto que los trabajadores veteranos también se forman, y esas prácticas también se pueden incluir en el currículum, por ejemplo si quieres cambiar de sector profesional y has estudiado una nueva carrera o un máster.

Finalmente hay que hablar de la importancia de incluir las prácticas en el extranjero en tu CV. Gracias a programas de movilidad como los Erasmus Plus o las becas de la Unión Europea cada vez son más los estudiantes que hacen las prácticas en un país extranjero.

Estas prácticas suponen un plus, ya que dan la imagen de un candidato valiente, abierto a nuevas culturas y experiencias y con un gran conocimiento del idioma, un perfil diferente que puede encajar a la perfección en su plantilla. Y como sabrás, en la diferencia -esta vez aportada por las prácticas- está la virtud.

¿Cómo poner las prácticas de empresa en un currículum?

Lo primero que debes hacer es decidir dónde se ponen las prácticas en el CV, ya que tenemos varias opciones según nuestro perfil. Si estás optando a tu primer puesto de trabajo, está claro que vas a incluir las prácticas en el apartado de experiencia profesional, aunque especificando que se trata de prácticas. También tendrás que indicar las funciones y tareas desempeñadas. Es tu única experiencia laboral, un apartado que nunca deberíamos dejar en blanco y mucho menos suprimir de nuestro CV.

La cosa cambia cuando se trata de un candidato que ha trabajado como becario y que además tiene alguna experiencia laboral más allá de las prácticas. En ese caso puedes elegir entre añadir las prácticas como un subapartado de la experiencia profesional o dedicarles un apartado propio a continuación de la experiencia laboral propiamente dicha.

Hay que destacar la diferencia entre la experiencia en prácticas y la profesional, en especial cuando se puedan cruzar en el tiempo, como cuando has hecho prácticas en dos cursos diferentes y en verano trabajaste.

Independientemente de si dedicamos a las prácticas un apartado específico o las incluimos entre la experiencia laboral, hay una serie de aspectos que no podemos pasar por alto. El primero de ellos es ordenar las diferentes experiencias prácticas por orden cronológico inverso, desde la última a la más antigua. Es el mismo orden que debes utilizar en la experiencia laboral o en la formación, ya que el reclutador se encuentra de inicio con la información más reciente -la que más le interesa-.

Otro aspecto a tener en cuenta es que nos referiremos a las prácticas con el mismo formato que utilizamos para la experiencia laboral:

  • Nombre de la empresa,
  • Cargo y duración,
  • junto a una breve descripción de lo que hemos hecho.

Al tratarse de una experiencia en prácticas, te puedes extender un poco más de lo habitual en este último punto, pero recuerda que debes ser tan conciso y claro como puedas. Respecto a la duración, recuerda que pondremos el mes de inicio y el mes de finalización de las prácticas.

Por último hay que hablar del “cargo” que tenemos. Una de las dudas más comunes es cómo poner becario en el CV, para lo que una vez más tenemos varios opciones. Depende de si hablamos de una experiencia en prácticas o de reflejar las becas en el CV, pero fórmulas como “estudiante en prácticas” siempre son una buena opción si no quieres limitarte a “becario” o “prácticas”. En el caso de las becas, puedes utilizar la fórmula “Beca en +nombre de la empresa, duración”, con la descripción de lo que hiciste.

Consejos para incluirlas

  • Como su propio nombre indica, las prácticas profesionales son algo profesional así que no las incluyas en el apartado de formación aunque estén relacionadas con tu preparación académica. En el apartado de formación puedes incluir el nombre de tu tesis, que recibiste un premio especial por tus brillantes resultados, etc.; pero como hemos visto las prácticas siempre van en experiencia laboral, ya sea en un subapartado o en un punto específico de tu currículum.
  • Junto a la duración, puedes incluir el número de horas de prácticas que has hecho. No todas las experiencias de prácticas tienen la misma duración, y no es lo mismo completar 240 horas de prácticas en 3 meses que en 5. Muchos becarios tienen un horario reducido o especial que se ajusta a su horario académico, por eso siempre es interesante añadir el número de horas reales de prácticas, que aporta una información más precisa.
  • El nombre de la empresa es secundario, no te obsesiones con dejar claro dónde has hecho las prácticas. Aunque haber realizado las prácticas en una empresa muy destacada del sector pueda aportar un plus, lo realmente importante no es dónde las has hecho sino lo que has aprendido en ellas y las capacidades adquiridas. Muchas veces es preferible hacer las prácticas en una empresa menos conocida, donde te dejarán más libertad para trabajar y podrás asumir más responsabilidades, que en una gran empresa donde tienes más limitaciones.
  • Incluye información que sea útil para el reclutador. Si durante tu experiencia como becario te has limitado a hacer fotocopias y atender el teléfono, poca información podrás transmitir sobre lo que te ha aportado, más allá de la capacidad de atención al público. Dentro de esta información útil para el reclutador podemos incluir una breve descripción de la empresa en caso de ser una firma desconocida, una empresa pequeña o que quizá sea muy conocida en una localidad pero que en otra no lo sea.
  • Siempre hay que personalizar el currículum, y las prácticas no son ninguna excepción. Puede que hayas hecho varias prácticas, pero a la hora de la verdad te encuentras con que no todas encajan con el perfil que busca la empresa a la que vas a enviar el currículum, por lo que habrá que filtrar y quedarnos con las que mejor se ajustan. Adapta cada currículum a cada oferta para la que hagas un currículum, y no olvides incluir todas esas habilidades que te capacitan para ocupar el puesto de trabajo al que optas.
  • Puedes incluir a tu tutor de prácticas en la empresa dentro de las referencias de cara a futuras consultas que quieran hacer las empresas interesadas en ti. Lógicamente, antes tienes que acordar con la persona que te ha tutorizado durante tu experiencia en prácticas la inclusión de sus datos de contacto en el currículum, pero si la experiencia ha sido positiva por ambas partes no debería ponerte ningún problema en darte permiso para ello.
  • Muchas empresas emiten certificados de prácticas. Si es tu caso, adjúntalo a los anexos del CV para dejar constancia de que has disfrutado de un periodo de prácticas o de un beca. Esta es una estrategia muy útil para demostrar que cuentas con la experiencia necesaria para ocupar un puesto de trabajo, ya que muchas veces las becas y prácticas no aparecen en los certificados de vida laboral, lo que puede perjudicar tu candidatura.
  • ¿Te han contratado después de las prácticas? ¡Destácalo! Quedarse en la empresa con un contrato tras las prácticas es el sueño de cualquier becario, así que si es tu caso diferencia el periodo de prácticas del periodo en el que has sido contratado. Dice mucho de tu capacidad, ya que refleja la satisfacción de la empresa con tu trabajo.

Modelos de CV con prácticas

Aunque la personalización de cara a la oferta de empleo a la que nos presentamos es una de las claves para que nuestro currículum sea todo un éxito, siempre podemos recurrir a los modelos de currículum con prácticas como fuente de inspiración. Son una herramienta muy interesante, ya que nos permiten incluir nuestra experiencia en prácticas fácilmente en el CV, podemos comprobar cómo queda el currículum según dónde y cómo añadamos las prácticas profesionales que hemos hecho.

Puedes descargar plantillas de currículum con prácticas fácilmente, y adaptarlas a tu candidatura y al puesto de trabajo al que optas. Recuerda buscar los modelos y ejemplos que incluyan las prácticas, no los modelos de currículum para prácticas, que son otra cosa.

Gracias a los modelos de CV con prácticas podrás evitar la mayoría de los errores más habituales en el currículum, tanto a la hora de reflejar tu experiencia en prácticas en él como en el resto de apartados del currículum.

De esta forma, conseguirás redactar un currículum completo, en el que se ve reflejada toda la información que quieres transmitir al reclutador sobre tu experiencia en prácticas, lo que te ha aportado y lo que puedes aportar a la empresa gracias a esa experiencia. A la hora de analizar los diferentes modelos verás que hay distintos diseños y estructuras, lo único que tienes que hacer es elegir el que creas que mejor se adapta a ti y, a partir de esa plantilla, redactar tu currículum e incluir tu experiencia como becario.