Crear curriculums online

Currículum sin experiencia

Guía para saber qué poner en tu cv si aún no tienes experiencia laboral

Todo el mundo sabe que uno de los campos clave en nuestro currículum es la experiencia. Es uno de los aspectos que primero analizan los reclutadores, ya que un candidato experimentado puede aportar a la empresa un valor añadido que los candidatos sin experiencia no tienen. Pero también es cierto que cuando nos disponemos a desembarcar en el mercado laboral no tenemos experiencia, o en el mejor de los casos es escasa, así que nos enfrentaremos al reto de redactar un currículum vitae sin experiencia laboral.

Sin embargo, ¿es posible hacer un cv sin experiencia? Cuando se de el caso te verás obligado a redactarlo, aunque no todo el mundo tiene claro cómo hacer un currículum sin experiencia. Por suerte, podemos encontrar modelos y ejemplos de currículums sin experiencia que podemos tomar como referencia; pero a la hora de redactarlo debes tener en cuenta cuestiones tan diferentes como la formación, tus habilidades y aptitudes y, como no, el formato que le daremos.

Cómo hacer un buen currículum sin experiencia

Quizá el currículum sin experiencia profesional sea el más difícil de redactar, ya que nos podemos encontrar con una gran variedad de perfiles. Por ejemplo, un candidato que acaba de finalizar sus estudios encaja en el perfil del currículum sin experiencia; pero podemos decir lo mismo del que no tiene experiencia ni estudios, o del candidato que ha trabajado sin contrato o en voluntariados y acciones similares. Así, lo mejor que puedes hacer es orientar tu currículum a lo que puedes aportar a la empresa.

Como tantas veces habrás oído, hay que adaptar nuestro currículum al empleo al que optamos, algo que cobra especial importancia en el caso de los candidatos que no cuentan con experiencia laboral. Habrá ocasiones en las que tengas que tirar de imaginación y creatividad para ello, aprovechando cualquier oportunidad para demostrar tu aptitud para el puesto: una experiencia en el extranjero, tus habilidades sociales, etc. Eso sí, lo que no podemos hacer nunca en nuestro currículum es mentir o añadir datos que no sean veraces.

Para adaptar el currículum a la empresa es necesario un pequeño trabajo de investigación previa sobre la compañía, su filosofía y cómo puedes encajar en ella. También será necesario que hagas una pequeña autoevaluación sobre tus capacidades y tu puntos fuertes. Este es un paso crucial, ya que también pueden preguntarte por ellos en la entrevista de trabajo. Una carta de presentación adjunta al currículum puede ser tu mejor aliada a la hora de demostrar tu encaje en la empresa.

Por otra parte, hay que poner en valor nuestra formación. Si acabas de finalizar tus estudios deberías estar al día de las últimas novedades en el sector, dominar los recursos más utilizados y esa es una ventaja que tienes frente a los candidatos más experimentados pero peor formados que tú. Intenta que esa formación y esas capacidades se reflejen en el currículum. Lo mismo pasa con los idiomas, otro de los requisitos más demandados por las empresas. Son aspectos que pueden compensar la falta de experiencia y que no podemos desaprovechar.  Si estás estudiando, quizás te interese leer también nuestra guía sobre como hacer un CV para un estudiante.

Sin embargo, hay que tener cuidado con la información redundante o sin relación con el puesto. Si hablamos de adaptar el currículum al puesto de trabajo al que aspiramos omitiremos información que no sea necesaria porque no tiene valor para ese empleo al que aspiramos. No siempre es fácil hacer esta criba, pero evitaremos la información de relleno. Un error muy habitual al hacer tu primer currículum es querer engordarlo para disimular o compensar esa falta de experiencia, pero esta estrategia te dejará en evidencia y no es nada aconsejable.

Formato de currículum vitae sin experiencia laboral

A la hora de elegir un formato de CV nos quedamos con un formato funcional, con la información estructurada por temas, de manera que el reclutador al que le llegue pueda hacerse una idea rápida de tu formación y tus habilidades. De esta forma también es más fácil reflejar las aptitudes en el currículum sin experiencia, ya que al no seguir un orden estrictamente cronológico podemos poner de manifiesto esos puntos positivos y todo lo que podemos aportar a la empresa si acabamos siendo la persona elegida para ocupar esa vacante.

Como es habitual, nuestro currículum vitae sin experiencia empezará con los datos personales. No pueden faltar nombre y apellidos, dirección, teléfono de contacto ni dirección de correo electrónico. Asegúrate de que todos los datos de contacto son correctos. Entre la información “complementaria” que se puede añadir en esta sección están la fecha de nacimiento y los enlaces a nuestros perfiles en redes sociales profesionales como LinkedIn o webs y blogs personales dedicados al sector en el que buscamos ese empleo. Si quieres, puedes insertar una foto.

Después de los datos personales puedes incluir tus objetivos profesionales. Se trata de una descripción breve y concisa, de unas 4 o 5 líneas como máximo, de tus expectativas sobre el puesto de trabajo al que aspiras. Sobra decir que no podrás reciclar este apartado cada vez que entregues un currículum, sino que tendrás que modificarlo según la empresa y el puesto en concreto que se oferte. Puedes hablar de tus expectativas, tus habilidades y qué puedes aportar a la empresa, cuestiones que puedes desarrollar en la entrevista de empleo.

Los objetivos no son un apartado del currículum al que estemos muy acostumbrados en España, pero es cada vez más común incluir esa breve referencia, en especial cuando hablamos de un cv sin experiencia profesional anterior. Además, modelos como el Europass europeo incluyen los objetivos. Tras este apartado nos encontramos con otro de los elementos claves en nuestro currículum sin experiencia laboral, el bloque de formación que puede dividirse en educación y formación complementaria.

Hemos dicho que omitiremos información sin ningún tipo de utilidad, así que en la educación nos limitaremos a incluir el último nivel de formación, ya sea universitaria, formación profesional, bachillerato, etc. Es suficiente con indicar el nivel máximo de estudios alcanzado, no tiene sentido incluir el colegio donde hiciste la primaria o que tienes el Graduado Escolar, a no ser que sea tu única formación -luego hablaremos de ello-.

La excepción llega cuando el candidato tiene su título universitario y un máster o un doctorado. Ahí sí que conviene añadir toda la información.

En cuanto a la formación complementaria, se trata de incluir todos los cursos, seminarios, foros y otras experiencias académicas. relacionados con el empleo al que aspiras. Tanto en esta formación adicional como en la formación reglada hay que incluir siempre el centro de estudios y las fechas de inicio y finalización (si las notas han sido excelentes también puedes añadirlas), y la información aparecerá en orden descendente, desde la más reciente a la más antigua, ya que la última formación es la que más interesa a las empresas.

En un currículum cronológico convencional, después de la formación tendríamos que hablar de la experiencia laboral, algo de lo que a priori carecemos. Sin embargo, es posible que durante tus estudios hayas tenido que cumplir con un periodo de prácticas. Sean remuneradas o no, las prácticas cuentan como experiencia profesional y deberíamos añadirlas en este apartado. Lo mismo pasa con experiencias como los voluntariados, generalmente bien recibidos por las empresas, y que deberíamos incluir en el bloque del currículum dedicado a la experiencia.

El siguiente bloque del currículum sin experiencia es el de las aptitudes, entre las que se incluyen los conocimientos técnicos e informáticos relacionados con el puesto de trabajo o los idiomas. En este sentido convendría diferenciar entre el nivel hablado, escrito y leído, y si tienes certificados o títulos de idiomas oficiales es el momento de añadirlos al currículum. Si no lo has hecho en los objetivos también puedes hablar de tus aptitudes y habilidades, siempre desde el punto de vista de lo que puedes aportar a la empresa.

Acabaremos el currículum con el bloque dedicado a la información adicional, un auténtico cajón de sastre donde caben todo tipo de informaciones, desde el permiso o permisos de conducir que tienes hasta la posibilidad de viajar por negocios o de cambiarte de ciudad si la empresa te lo pide, tu disponibilidad horaria, posibilidad de incorporación inmediata a la empresa, si tienes vehículo propio, etc.

Siempre es recomendable adjuntar una carta de presentación desarrollando a fondo tus objetivos profesionales.

Todo esto que acabamos de ver también nos sirve a la hora de redactar el currículum Europass sin experiencia en caso de postularnos para una oferta de empleo en el extranjero. La característica más destacada de este modelo de currículum es que se trata de una plantilla a rellenar, así que no se puede suprimir el campo de experiencia, que rellenaremos con prácticas, experiencias laborales sin remunerar, voluntariados, etc. El currículum Europass tiene un espacio para los objetivos que no deberíamos desaprovechar.

Currículum vitae sin experiencia ni estudios

La cosa se complica cuando además de experiencia tampoco tenemos estudios, ya que nos costará encontrar qué destacar en un cv sin formación. Sin embargo, podemos destacar esas habilidades y aptitudes que nos convierten en el candidato adecuado para el puesto de trabajo en nuestro cv, de forma que lleguemos al reclutador como un candidato motivado y que encaja en el perfil que están buscando para la vacante que ofertan. Seguiremos la misma estructura que acabamos de ver para el currículum sin experiencia, aunque añadiremos algunos cambios.

Por ejemplo, el apartado de objetivos profesionales se antoja imprescindible para un currículum sin estudios ni formación, ya que es la única manera de exponer nuestras habilidades ante el reclutador que leerá el currículum. En ocasiones las habilidades o capacidades vienen dadas por la formación, se da por sentado que un candidato con unos estudios ha adquirido las aptitudes necesarias para el empleo; pero en esta ocasión nos vemos forzados a describirlas nosotros mismos, y este apartado después de los datos personales es el lugar adecuado para ello.

A continuación pasamos a los apartados de formación y experiencia, dos secciones que jamás deberíamos suprimir si no queremos generar desconfianza en el receptor, aunque estemos hablando de un candidato sin formación ni experiencia. En el epígrafe de formación hay que incluir la formación mínima que se tenga (ya sea el graduado escolar, educación primaria o sus equivalentes), mientras que en la sección de experiencia ya hemos dicho que puedes incluir alguna experiencia práctica, voluntariado o trabajos sin remunerar. No olvides la información adicional.

Si en el caso de no tener experiencia era recomendable añadir una carta de presentación, debería ser un requisito obligatorio en el currículum sin experiencia ni formación. Es una oportunidad única de presentarte ante el reclutador, de exponer tus habilidades y aptitudes y explicar cómo las has obtenido, de explicar qué puedes aportar a la empresa y de justificar tu falta de formación. Todas estas cuestiones te las preguntarán en la entrevista de empleo, pero nunca está de más aprovechar las oportunidades que nos ofrece la carta de presentación.

Plantillas de cv para candidatos sin experiencia

Ahora que ya sabes como hacer un cv sin experiencia solo te falta ponerte manos a la obra. Por suerte, no te costará nada encontrar una plantilla de currículum básico sin experiencia que se adapte a tus necesidades y te permita redactar tu currículum sin olvidar ningún dato de interés. Gracias a las OnlineCV podrás preparar el currículum que mejor se adapte a la oferta de empleo a la que vas a responder o para trabajar en empresas de un sector concreto. Una buena redacción te ayudará a paliar los efectos de la falta de experiencia, eliminando ese hándicap.

A la hora de rellenar las plantillas de currículum vitae sin experiencia laboral es de vital importancia ser claros y concisos en los datos que incluimos en el currículum. Los reclutadores esperan que los currículums sean rápidos y fáciles de leer, que estén bien estructurados, y aquí las frases cortas y la información expuesta de forma esquemática son un plus a la hora de facilitarles las cosas. Hacer que tu currículum destaque por encima del resto puede ser muy fácil si sigues estos consejos y utilizas las mejores plantillas a la hora de presentarte a las empresas.