Cómo resumir tu currículum en una sola página

El currículum debe ser un breve resumen que deje al posible empleador con ganas de conocer más de ti. Es por ello que independientemente de tus múltiples experiencias laborales debes tratar de condensarlo todo en el mínimo espacio posible, siendo una hoja lo ideal.

Hay que intentar aprovechar todas las posibilidades que da una página para rellenarla de una forma correcta, completa y sencilla. Está claro que no todos los currículum pueden encajar a la perfección en una sola hoja, pero tendrás que intentar reducir al máximo el espacio sin dejar de lado los datos imprescindibles.

Ventajas y desventajas de resumir tu currículum vitae en una página

Antes de aprender a hacer un currículum en una única hoja es necesario tener en cuenta las pros y los contras de disminuir su extensión.

Ventajas: al reducir apropiadamente tu currículum a una única página le estarás brindando al posible empleador la oportunidad de obtener una visión de tu perfil laboral eficiente y sencillo. Esto repercutirá en que no se escapen detalles, facilitará la lectura del currículum y las palabras clave destacarán con mayor facilidad.

Desventajas: si para reducir tu currículum a una hoja has necesitado disminuir drásticamente el tamaño de la fuente el CV, puede resultar difícil de entender. Mucho más importante que acortar el espacio es saber condensar la información y plasmarla de manera correcta. Si cuesta entenderse y los datos son confusos e incompletos, por muy reducido que haya quedado, lo habrás hecho mal.

¿Cómo reducir mi currículum?

Ahora es el momento de descubrir la forma de condensar al máximo tu CV. Para ello, queremos compartirte una serie de consejos para conseguir la mejor optimización posible:

Reduce el tamaño del contenido

Un buen uso del volumen de la fuente puede ser un plus cuando se trata de acortar el tamaño de tu CV. Ahora bien, una simplificación excesiva de la letra podría desembocar en un documento difícil de leer y por lo tanto, mal expuesto. Sería aconsejable escoger una tipografía clara y legible como Arial o Times New Roman 10 para realizar el contenido del texto.

Aprovecha los márgenes, pasa del interlineado

Independientemente del formato en el que quieras hacer un currículum debes saber que el respeto a los márgenes es cosa del pasado. Cuenta con los márgenes laterales para añadir información como tus datos personales, tus habilidades o los idiomas que manejas. Respecto al interlineado , olvídate del 1.5 o 2, no lo necesitas y te ahorrará mucho espacio. Será aconsejable el uso de curriculum vitae en plantilla si pretendes aprovechar el espacio al máximo sin sobrecargar el documento.

No te excedas con el tamaño de los títulos

Aquí volvemos a jugar con las dimensiones de la tipografía. En cuanto a los títulos de cada sección se refiere, el tamaño de la fuente no tiene ser superior 14, más grande es completamente innecesario y ocupará un espacio valioso que deberías rellenar con información relevante. Una buena gestión de las dimensiones de los títulos de las secciones te proporcionará más espacio para rellenar tu CV de contenido útil.

Llama la atención mediante el uso de negritas y subrayados

Destacar lo importante es fundamental. Un uso apropiado de las negritas y los subrayados ayudará al empleador a encontrar lo más interesante de tu currículum en el menor tiempo posible, y tu podrás aprovechar los destacados para reducir la longitud de las frases. En conclusión, se trata de crear mayor impacto y atraer la atención de la persona que lo lee, al mismo tiempo que prescindes de palabras innecesarias.

No te limites a un solo currículum

En caso de que tu historial laboral cuente con varios trabajos en sectores distintos puede que sea el momento de agruparlos según su similitud y hacer dos o más currículum por competencias orientados a trabajos más específicos. Por ejemplo, un CV específico para empleos de hostelería y otro para dependiente de tienda. Además de ver reducidas las dimensiones de tu documento estarás siendo más eficiente de cara a un posible empleador. 

Elimina lo prescindible

Hay informaciones que no son tan necesarias como piensas y que podrías retirar de tu CV. Es el caso de los cursos antiguos o menos relevantes, los hobbies que no aportan valor al puesto de trabajo al que aplicas, la dirección completa de tu residencia (con la ciudad y el código postal es suficiente) o las referencias laborales (solo indica que están disponibles bajo demanda).

 

Por lo tanto, hacer un currículum en una página es posible, pero hay que seguir estas pautas (y muchas más que encontrarás en OnlineCV) para comprobar que refleja exactamente lo que necesitamos mostrar a los empleadores, sin que se pierda ningún tipo de información imprescindible.

Aprovechar los márgenes, reducir el tamaño de la fuente, agrupar las funciones similares, redactar funciones en párrafos y eliminar los datos innecesarios marcará la diferencia entre un CV breve y completo de uno largo y sobrecargado. ¡Es tu turno!